•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El enviado del Vaticano para las conversaciones entre el Gobierno de Venezuela y el antichavismo, monseñor Claudio María Celli, no acudirá a las próximas reuniones de diálogo en el país, en medio de las dudas sobre la continuidad de los encuentros, informó hoy la oposición venezolana.

“Deseo informarle que S.E. Mons. Claudio María Celli, Delegado del papa para la mesa del diálogo en Venezuela, ha renunciado a su visita a Venezuela para los próximos días, por lo tanto no participará a las posibles reuniones previstas para estos días”, señaló Aldo Giordano, nuncio apostólico en el país, en una carta enviada a la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

La misiva añade que la Santa Sede designó a Giordano como delegado de la Santa Sede “para estos eventuales encuentros”.

Las negociaciones entre el Gobierno y la oposición entraron en diciembre en una “fase de revisión” por el incumplimiento de los acuerdos, de lo que ambas partes se acusan mutuamente.

El Vaticano expresó en diciembre en una carta privada a la que Efe tuvo acceso su “preocupación” por lo poco alentadores que han sido los resultados del diálogo entre el Gobierno y sus opositores, y pidió que se cumpla con el compromiso de un calendario electoral para una salida a la crisis.

El secretario de la alianza MUD, Jesús Torrealba, agradeció hoy, en otra misiva, a Celli su participación en las reuniones que se celebraron entre el 30 de octubre y el 6 de diciembre de 2016 en Caracas.

Torrealba aseguró que la oposición “comprende” las razones que “llevan a la Santa Sede a no enviar, en las presentes circunstancias” a Celli.

“Tales razones están nítidamente dibujadas en las cuatro demandas al gobierno venezolano, contundentes y aún insatisfechas, plasmadas en la carta de S.E. Mons. Pietro Cardenal Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, de fecha 1ro de diciembre de 2016”, señaló el vocero opositor aludiendo a los supuestos motivos de la renuncia de Celli, unas razones que no han sido expresadas directamente por la Iglesia católica.

El secretario de la MUD dice en el texto que la “ausencia” pudiese ser “una forma de ejercer presencia”.

“Hacemos votos porque este significativo gesto del Papa Francisco, al renunciar a enviar a su Delegado a la visita que estaba prevista en los próximos días a nuestra Venezuela, haga reflexionar a quienes en el gobierno nacional hicieron colapsar el mecanismo de diálogo”, indicó Torrealba.