• Sidney |
  • |
  • |
  • EFE

Familiares de los pasajeros del avión del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, desaparecido en marzo de 2014, pedirán a Malasia, China y Australia que continúe su búsqueda en el océano Índico, cancelada el martes pasado.

La petición será presentada a los ministros de Transporte de los tres países, que se reúnen hasta mañana en Perth, seis días después de que el operativo de búsqueda fuera suspendido al concluir sin éxito el rastreo de 120.000 kilómetros cuadrados de lecho marino.



"Los familiares del MH370 imploramos al gobierno de Malasia que aproveche esta oportunidad para consultar y reconsiderar de forma urgente la decisión de suspender la búsqueda del MH370", indicó el colectivo de familiares Voice 370 en un comunicado.

El grupo señaló que varios familiares entregarán personalmente al ministro de Transporte malasio, Liow Tiong Lai, cartas en las que le pedirán la continuación de la búsqueda.

La suspensión fue decidida pese a que la Oficina Australiana para la Seguridad en el Transporte (ATSB, sigla en inglés), que lideraba la búsqueda, recomendó el 20 de diciembre extenderla a un área de 25.000 kilómetros cuadrados al norte de la zona ya rastreada.

"Extender la búsqueda a la nueva área definida por los expertos es un deber ineludible que se le debe al público en interés de la seguridad en la aviación. No se puede permitir que aviones comerciales desaparezcan sin dejar rastro", señala la nota.

Los familiares mostraron su "absoluta decepción" por el silencio de los gobiernos y la industria aeronáutica sobre la suspensión y urgieron a los organismos internacionales de aviación civil a presionar a los tres países para que reconsideren la decisión.

La búsqueda del MH370, la de mayor envergadura y más difícil de la historia, ha costado más de 151 millones de dólares (141 millones de euro), de los cuales unos 45 millones de dólares (42 millones de euros) fueron aportados por Australia.

Los familiares señalaron, en cambio, que el dinero es inferior a los 300 millones de dólares que cuesta un Boeing 777 como el desaparecido y anunciaron una campaña online para exigir a las autoridades de los tres países que reanuden la búsqueda.

Tras la suspensión, el ministro australiano de Transporte, Darren Chester, dijo que el operativo podría reanudarse si aparece "nueva información fiable", mientras que las autoridades malasias propusieron recompensar a grupos privados que logren encontrar los restos.

El avión de Malaysia Airlines desapareció el 8 de marzo de 2014, unos 40 minutos más tarde de su despegue de Kuala Lumpur rumbo a Pekín y después de que alguien apagara los sistemas de comunicación y virara el aparato.

A bordo también viajaban 50 malasios (12 formaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes.

Hasta el momento se han recuperado algunas piezas arrastradas por las corrientes del Índico hasta playas de la isla francesa de Reunión, Mozambique, Mauricio, Sudáfrica y la isla Pemba (Zanzíbar), en la parte oriental de África.

Estos lugares concuerdan con la zona de búsqueda definida por los expertos y el patrón de corrientes del Índico.