elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno boliviano teme que los casos de dengue clásico, que estima en unos 33.700 posibles, se conviertan en casos del tipo hemorrágico, manifestó la el ministro de Salud, Ramiro Tapia. "El dengue hemorrágico se produce en personas que han tenido dengue clásico. En este momento, en el país se han incrementado los casos de dengue clásico y en una próxima oportunidad podemos tener más casos de dengue hemorrágico de los que tenemos ahora", afirmó Tapia.

De acuerdo al ministro, si una persona padeció dengue clásico y vuelve a ser picada por el mosquito transmisor Aedes aegypti, entonces "va a desarrollar las manifestaciones hemorrágicas", que en lo que va del año suma al menos 19 muertos de un total de 88 infectados en todo el país. Según datos oficiales, hay detectados 33.780 casos sospechosos de dengue, de ellos 3.835 fueron confirmados y de los cuales el 70% se reportaron en la región de Santa Cruz, la más afectada por la epidemia que comenzó a manifestarse en Bolivia a mediados de enero. El gobierno declaró emergencia sanitaria en los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Cochabamba, y fumiga potenciales focos de infección, mientras en Chile, Perú y Argentina se registraron casos importados desde Bolivia.

El mosquito transmisor del dengue se desarrolla en aguas estancadas y su picadura produce fiebres altas, dolores musculares y de cabeza, y erupciones cutáneas. El dengue hemorrágico es una variante mucho más peligrosa que el clásico, pues causa sangrados y pérdida interna de líquidos, que pueden llevar a la muerte si el paciente no es asistido a tiempo.