elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente saliente del gobierno regional de Galicia, al noroeste de España, Emilio Pérez Touriño, dimitió hoy como secretario general del Partido Socialista de Galicia (PSG) tras su derrota en las elecciones de ayer, que dieron el ejecutivo al conservador Partido Popular (PP). Touriño aseguró asumir la "responsabilidad" de la derrota de su partido frente al PP, que obtuvo 39 escaños en el parlamento gallego, es decir, la mayoría absoluta.

El Partido Socialista de Galicia (PSG), que en los últimos cuatro años gobernó en coalición con el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), a pesar de que había ganado el PP, no consiguió esta vez la mayoría absoluta con su compañero de alianza, ya que obtuvieron 24 y 12 escaños, respectivamente. Los conservadores, que han ganado siempre en Galicia, han gobernado durante 24 años, 16 de ellos con el ex ministro franquista Manuel Fraga.

El conservador Partido Popular (PP) y su líder, Mariano Rajoy, salieron reforzados de las elecciones regionales de ayer en Galicia y el País Vasco al vencer en la primera, mientras los socialistas intentarán que por primera vez los vascos tengan un presidente no nacionalista. El PP consigue así arrebatar una región al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a pesar de encontrarse debilitado por un doble escándalo descubierto recientemente en la formación. La victoria "es especialmente importante porque no era fácil: estábamos en la oposición, eran los primeros cuatro años de gobierno bipartito" y "además vivíamos una situación compleja", resumó hoy Rajoy.

Por el caso de corrupción, el juez Baltasar Garzón imputó a 37 personas, entre ellas un alcalde y un ex alcalde, y detuvo a tres. Tres cargos locales dimitieron y podrían estar implicados varios parlamentarios.

La victoria en Galicia supone "una posibilidad real de ayudar" a los "resultados del PP en España", estimó Núñez Feijóo a la televisión Telecinco. También servirá para afirmar el liderazgo de Rajoy, cuestionado por parte de su partido, sobre todo la presidenta de Madrid, desde que en marzo de 2008 perdió por segunda vez ante Zapatero. Aunque todavía faltan por escrutar los votos del extranjero, que suponen un 12% del electorado (240.000 personas en Latinoamérica), no variarán la mayoría absoluta del PP.

En el País Vasco, nacionalistas y socialistas se disputan la formación del gobierno después de 29 años del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en el ejecutivo. Aunque el PNV ganó ayer, no obtuvo la mayoría absoluta ni tampoco la consiguieron el conjunto de los partidos nacionalistas.

Quienes sí suman por primera vez la mayoría absoluta son las fuerzas no nacionalistas. Además, Patxi López, líder del Partido Socialista de Euskadi (PSE), la segunda fuerza más votada, anunció que buscará apoyos para gobernar y arrebatar la presidencia del gobierno por primera vez al PNV y concretamente a Juan José Ibarretxe, después de subir seis escaños. Hay varias posibilidades: un gobierno del PNV en solitario con Ibarretxe u otro, un gobierno del PSE en solitario, una coalición de los dos o una alianza de los no nacionalistas (PSE, PP y el antinacionalista UPyD). "El panorama que se dibuja es complicado", reconoció el responsable del PNV Andoni Ortuzar.