• México |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció hoy que cancela el viaje que tenía previsto realizar el próximo 31 de enero a EE.UU. para reunirse en la Casa Blanca con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

"Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS", afirmó PeñaNieto en su cuenta de Twitter.

La suspensión del viaje de Peña Nieto era una fruta que caía de madura tras la avalancha de críticas recibidas por el mexicano desde el miércoles en su país por no cancelarla como reacción a la firma por parte de su homólogo de un decreto para la construcción de la famosa barrera fronteriza.

Trump había amenazado esta mañana con cancelar la reunión presidencial si México no estaba dispuesto a pagar por el "tan necesario" muro que quiere construir en la frontera común, lo que fue calificado por algunos líderes políticos opositores mexicanos de "humillación".

"Lo que faltaba: se adelanta Trump a cancelar reunión con EPN (Enrique Peña Nieto)", señaló el presidente del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, para quien "el valiente llega lo que el cobarde le permite".

El líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, animó a Peña Nieto a no asistir al encuentro "ante el nuevo exabrupto de Trump" e insistió en su propuesta de que presente una demanda ante la ONU contra el Gobierno de EE.UU. por violación de derechos humanos.

Incluso en el seno del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), la precandidata presidencial para 2018 Ivonne Ortega se atrevió a solicitar al gobernante "cancelar su viaje a EE.UU. hasta que @realDonaldTrump demuestre respeto por los mexicanos".

En declaraciones a Efe, la analista Rossana Fuentes Berain, de la consultora México Media Lab, opinó que la escalada de tensión entre los dos Gobiernos no se había visto desde hacía por lo menos un cuarto de siglo.

"Los últimos 25 años mostraron equilibrio y una forma de convivencia real" entre ambos países, pero "eso parecería estar siendo tirado por la borda", indicó.

Fuentes Berain hizo hincapié en que la etapa de entendimiento bilateral coincide con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994 entre México, EE.UU. y Canadá, y que Trump ha vilipendiado y pretende renegociar porque considera que ha dañado a la industria y el tejido laboral de su país.