•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cuarto hombre más rico del planeta en 2016 según la revista Forbes, Carlos Slim, expuso esta postura en una multitudinaria rueda de prensa en la que aseguró que "México es el mejor socio de Estados Unidos y el más complementario" y acusó a Trump de "hiperactividad".

"La mejor barda (valla) son inversiones, actividad económica y las oportunidades de empleo a toda nuestra población", afirmó el propietario del Grupo Carso al señalar que la fuerza laboral de este país es "extraordinaria" y muy "superior a la de nuestros vecinos".

"La gente se va porque no encuentra oportunidades, no se van a turistear", afirmó sobre el flujo de mexicanos hacia Estados Unidos.    

Así, el magnate resaltó la necesidad de impulsar la economía interna, fortalecer la seguridad jurídica, aplicar las nuevas leyes de transparencia y anticorrupción, bajar el costo corriente y hacer más eficiente el presupuesto público para ofrecer oportunidades a la población.

"Necesitamos una política económica que impulse el desarrollo nacional integralmente", combinada con políticas fiscales y monetarias que impulsen el empleo y la inversión, tanto nacional como extranjera.

En cuanto al mercado externo, dijo, se puede hacer "un programa de sustitución de importaciones moderno, no a base de proteccionismos irracionales y encarecimiento al consumidor", porque tenemos "un superávit sustancial con EE. UU., pero un déficit con casi todos los demás" países.

Lea además: Los 8 hombres que poseen la mitad de la riqueza mundial

Consideró un error boicotear empresas de esa nación, toda vez que hacen inversiones y generan empleo en México, y defendió el consumo de productos fabricados en suelo mexicano ya sea por compañías nacionales o foráneas.

Slim aseguró que la "unidad" mostrada por México va a permitir al Gobierno de Enrique Peña Nieto tener una "posición de fuerza y con determinación hacer las negociaciones que más convengan a los intereses nacionales".

Advirtió que la negociación será "ardua y difícil" con Trump, que "no tiene tiempo a ser políticamente cuidadoso", pero señaló que mientras esta no se lleve a cabo todo sigue igual y se pronunció a favor de "ocuparse" en vez de preocuparse.

Bajan tensiones

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Donald Trump, buscan reducir la tensión en la relación bilateral tras reconocer las diferencias de sus posiciones sobre el pago del muro fronterizo y acordaron buscar una solución.

Lea también Temor, impotencia y rabia entre mexicanos que viven en la frontera con EE.UU.

Los mandatarios "acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral. Los presidentes también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema", añadió el comunicado difundido por el gobierno de México.

Poco después, la Casa Blanca difundió un comunicado casi idéntico, solo que no mencionaba el acuerdo de no hablar en público sobre el pago del muro como lo dice el que difundió la presidencia mexicana.