•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Estados Unidos, Donald Trump, acordaron hoy (ayer) en conversación telefónica coordinar la lucha contra el Estado Islámico (EI) y otros grupos terroristas en Siria, además de normalizar las relaciones bilaterales, según informó el Kremlin.

“Los presidentes abogaron por forjar una auténtica coordinación entre rusos y estadounidenses con el objetivo de destruir el Estado Islámico y otros grupos yihadistas en Siria”, señala la nota oficial.

En lo que fue su primer contacto desde la investidura del mandatario norteamericano el pasado 20 de enero, ambos “dieron prioridad a aunar esfuerzos en la lucha contra la principal amenaza: el terrorismo internacional”.

Durante la conversación, que se prolongó durante unos 45 minutos, Putin y Trump abordaron el conflicto en Siria, donde rige un alto el fuego desde el pasado 30 de diciembre, aunque prosigue la lucha contra los grupos terroristas.
Putin, que aprovechó para felicitar a Trump por su investidura y le deseo éxitos en el cargo, destacó que Rusia “apoyó a EE. UU. durante los últimos dos siglos, fue su aliado en dos guerras mundiales y ahora ve a EE. UU. como su principal socio en la lucha contra el terrorismo internacional”.

Según el Kremlin, también se abordaron otros conflictos como el árabe-israelí, las crisis nucleares iraní y coreana, el conflicto en Ucrania y otros aspectos en el ámbito de la no proliferación nuclear y la estabilidad estratégica.

Mandatarios del mundo

La conversación de Trump con el mandatario de Rusia, Vladímir Putin, forma parte de una ronda de entrevistas telefónicas que sostuvo este sábado con varios mandatarios, entre ellos el gobernante de Francia, François Hollande; la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Lea además: Temor, impotencia y rabia entre mexicanos que viven en la frontera con EE.UU.

Hollande, según un comunicado, planteó a Trump sus posiciones ante los grandes cambios en política exterior de Washington y le “advirtió contra las consecuencias económicas y políticas de un enfoque proteccionista”.

Mientras que la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente de EE. UU., Donald Trump  coincidieron el sábado en la “importancia fundamental” de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para las relaciones transatlánticas.

Por otro lado, el presidente de EE. UU. Donald Trump, reafirmó al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, el “compromiso” de Estados Unidos con la seguridad de su país, en la conversación telefónica que mantuvieron ambos líderes.

“El presidente Trump afirmó el compromiso invulnerable de EE. UU. para garantizar la seguridad de Japón”, informó la Casa Blanca en un comunicado.

Orden Ejecutiva

El presidente de EE. UU., Donald Trump, firmó el sábado una orden ejecutiva dando instrucciones al Pentágono para que presente en 30 días una estrategia para derrotar al grupo yihadista Estado Islámico.

El presidente rubricó el documento un día después de firmar otra orden, con el fin de “proteger al país de la entrada de terroristas extranjeros”, que suspende el acceso a Estados Unidos de todos los refugiados durante 120 días.

Sin poder embarcar

Líneas aéreas comenzaron a rechazar este sábado el embarque de ciudadanos de siete países hacia Estados Unidos, horas después que el presidente Donald Trump prohibiera el ingreso de viajeros de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

En la primera reacción enérgica contra la medida de la Casa Blanca, el Gobierno iraní la calificó de “insultante” y este sábado anunció medidas de reciprocidad y la prohibición de ingreso de ciudadanos estadounidenses.

El decreto estadounidense había sido firmado por Trump con el pretexto de luchar contra los “terroristas islámicos radicales”.

La compañía Qatar Airways informó a sus pasajeros que los ciudadanos de los siete países concernidos por la decisión de Washington únicamente podrán embarcar si son residentes permanentes en Estados Unidos.

En Teherán medios de prensa dieron cuenta de muchos casos de iraníes, cuyo embarque hacia Estados Unidos fue rechazado. En Viena, al menos tres iraníes tampoco pudieron partir, según un portavoz de Austrian Airlines.

Responsables de dos agencias de viaje, además, dijeron haber recibido instrucciones de las compañías Emirates, Etihad y Turkish Airlines de rechazar la venta de billetes incluso a ciudadanos iranies que tengan visa estadounidense.