•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Donald Trump sufrió este sábado su primera derrota judicial a una semana de haber llegado a la Casa Blanca, tras un fallo que bloquea en parte su decreto para impedir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos. Trump firmó el viernes un decreto que suspende la acogida de refugiados musulmanes durante 120 días, así como el ingreso por 90 días de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Tras la promulgación del decreto, decenas de pasajeros de esos países fueron arrestados en varios aeropuertos, sin que se sepa el número exacto.

La jueza federal Ann Donnelly ordenó a las autoridades no deportar a ningún ciudadano que posea papeles en regla para ingresar a Estados Unidos.

Asimismo, ordenó al Gobierno comunicar la lista de todas las personas retenidas en los aeropuertos desde la noche del viernes.

El fallo se produjo tras una demanda interpuesta por organizaciones defensoras de los derechos civiles, anticipando lo que será una dura batalla en los tribunales.

La querella fue presentada por la Unión estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos luego de que dos iraquíes fueran detenidos la noche del viernes en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Uno de los cuales trabajó para el Gobierno estadounidense en Irak durante 10 años y el otro vino a Estados Unidos a reunirse con su esposa, que trabaja para una empresa contratista estadounidense, precisa la demanda.

Más: Trump insiste en que veto a países no es una “prohibición contra musulmanes”

Conversaciones

Trump habló este sábado con varios líderes mundiales: el presidente ruso Vladimir Putin; el primer ministro japonés Shinzo Abe; la canciller alemana Angela Merkel, y el mandatario francés François Hollande.

Trump tuvo la oportunidad de explicarles su política migratoria.

Hollande le solicitó respeto al principio de acogida de refugiados y le advirtió sobre las consecuencias del proteccionismo comercial que impulsa, según un comunicado de la presidencia francesa.

Con Putin, en cambio, el diálogo fue un "significativo comienzo" para mejorar los lazos entre Washington y Moscú, según la Casa Blanca, que agregó que también hablaron de cooperar en la lucha contra el grupo Estado Islámico.

En Moscú, el Kremlin dijo habían acordado desarrollar relaciones "de igual a igual", dando "prioridad" a la lucha contra el terrorismo y estableciendo una "real coordinación" contra el EI en Siria.

Agregó que Trump y Putin abordaron varios temas, desde el acuerdo nuclear con Irán hasta Ucrania, pasando por el conflicto palestino-israelí, la península coreana y las relaciones comerciales. También hablaron del deseo de ambos de reunirse, señaló.

También: Los obstáculos que enfrentarán las órdenes ejecutivas de Trump

La postura amigable de Trump hacia Putin, a quien Francia y Alemania acusan de intentar socavar la unidad occidental, es mirada con lupa desde que ganó las elecciones del 8 de noviembre.

A los líderes europeos también les preocupa sobre las virulentas críticas de Trump contra la OTAN, a la que ha calificado de "obsoleta", cuando es su principal defensa frente a Moscú. Sin embargo, dijo en su conversación con Merkel que la OTAN es "de fundamental importancia" para la Casa Blanca.

En tanto, ratificó a Abe el "férreo compromiso" de Washington con la seguridad de Japón, y se anunció que lo recibirá el 10 de febrero en Washington.

Protestas

"Está funcionando muy bien. Se ve en los aeropuertos, se ve en todas partes", dijo Trump a los periodistas, en alusión al decreto, antes de conocerse el fallo.

"Vamos a tener una prohibición muy, muy estricta y vamos a tener el análisis extremo que debimos haber tenido en este país desde hace muchos años", agregó.

El polémico decreto desató protestas en varios aeropuertos estadounidenses, que se vieron perturbados por las medidas del Gobierno.

En la terminal aérea JFK, centenares de personas que venían a recoger pasajeros tuvieron dificultades para encontrar a sus allegados, pues las autoridades habían bloqueado las principales salidas utilizadas por los viajeros.

Mientras, en el estacionamiento de la terminal, varios centenares de manifestantes protestaban contra el decreto.

"¡Déjenlos entrar!, ¡Déjenlos entrar!", gritaban los manifestantes, bajo la mirada de numerosos policías.

Otras manifestaciones se registraron en los aeropuertos de Dulles, cerca de Washington, Chicago (norte), Minneapolis (norte), Denver (centro), Los Angeles (sudoeste), San Francisco (oeste) y Dallas (sur), dónde unas 50 personas fueron detenidas, según el periódico USA Today.

Casa Blanca defiende su decreto migratorio Una mujer islamista llora en un aeropuerto de EE.UU

PULSO• Las movilizaciones continuaban este domingo en Estados Unidos ante la prohibición de entrada al país decretada por el presidente Donald Trump contra refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes, pese a una victoria parcial obtenida el sábado ante la justicia.

El decreto, que entró en vigor el viernes, prohíbe el ingreso durante 120 días en Estados Unidos de todos los refugiados, sea cual sea su origen, y durante 90 días a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Además: Personal de cabina también está afectado por el decreto de Trump, según IATA

Aunque al principio parecía que la medida alcanzaba también a quienes poseen permisos de residencia permanente (green card o tarjeta verde), el secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus, precisó este domingo en la cadena NBC que "no les afectaba", aunque podrían ser interrogados en profundidad a su llegada al país.

Esta aclaración no tranquilizó a los iraníes residentes en Estados Unidos que actualmente se encuentran fuera del país. "La administración se contradice a cada momento", dijo a la AFP Trita Parsi, presidente del Consejo Nacional estadounidense-iraní. "Hace falta que sea puesto por escrito para estar absolutamente seguros".

Según el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, "109 personas" pasaron desde el viernes por procedimientos de control reforzados al llegar al país, y solo "una veintena" permanecerían detenidos en la mañana de este domingo, de acuerdo a datos del Gobierno.