•  |
  •  |
  • END

SAN SALVADOR / AFP

Alentado por las encuestas que lo acercan a su contrincante de izquierda, el candidato presidencial de la derecha gobernante de El Salvador, Rodrigo Ávila, incrementó su trabajo de calle en busca de votos para las elecciones del 15 de marzo próximo.

Vestido con pantalones vaqueros y camisa blanca, con un pequeño logo de su partido en el bolsillo izquierdo, el postulado de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) se ha dedicado a recorrer distintas ciudades del país en busca de los votos que le aseguren a su partido un quinto periodo en la presidencia de la República.

“Estamos cerca de los salvadoreños, estamos pidiéndole a la gente que nos acompañe, que crea y defienda sus libertades, que juntos podemos hacer mejor las cosas y por eso el 15 de marzo hay que votar por Arena”, dijo Ávila a la prensa durante un acto en San Salvador, en que entregó lentes graduados a personas pobres con problemas de visión.

“Haciendo acciones concretas como esta entrega de lentes es como vamos a responder a los salvadoreños en nuestro gobierno”, dijo el aspirante presidencial “arenero”, acompañado por su esposa, Celina, quien renunció a su puesto en una institución bancaria privada para apoyar a su marido.

Las caminatas de Ávila

Una joven madre con su hijo, Azucena de Mejía, de 24 años, acudió a una de las cada vez más constantes “caminatas” de Ávila por la capital salvadoreña, y pudo estrechar la mano del candidato, quien de paso cargó por un instante a su hijo Roberto, de tres años.

“Parece ser una buena persona, no por gusto fue director de la Policía, creo que sabe el trabajo que tiene que hacer cuando sea presidente, y sí, yo voy a votar por él, no sé, inspira confianza”, dijo Azucena a la AFP, mientras al igual que muchos otros aplaudían al paso del candidato.

Los artículos promocionales gratuitos del partido Arena no faltan cada vez que el candidato sale a la calle a buscar apoyo: camisas, camisetas, pulseras, llaveros, gorras, son demandadas por salvadoreños que aseguran le darán su voto.

El candidato del partido oficialista ha remontado la desventaja en que lo ponían los sondeos de opinión, y ahora mantiene, en la mayoría de estudios de opinión, un empate técnico con el postulado por la ex guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Mauricio Funes.

A las elecciones presidenciales han sido convocados 4.2 millones de salvadoreños, quienes deberán escoger, entre Ávila y Funes, a su próximo presidente para los siguientes cinco años.