•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Eike Batista, quien fue el hombre más rico de Brasil, llegó este lunes a Rio de Janeiro a bordo de un avión procedente de Nueva York para enfrentar acusaciones de corrupción, indicó la televisión local.

Batista, que era esperado por agentes al pie de la aeronave, fue trasladado de inmediato a un automóvil para dirigirse al Instituto Médico Legal donde está previsto que pase una revisión médica, según la televisión Globo News, que seguía el trayecto de la caravana policial desde un helicóptero.

La policía intentó detener a Batista el pasado jueves en su domicilio de Rio de Janeiro, pero el empresario no estaba allí.

Su abogado informó que se encontraba en Nueva York por trabajo y que regresaría a Brasil para entregarse, pero las autoridades brasileñas pidieron que fuera incluido en la lista roja de captura de Interpol.

"Estoy volviendo para responder a la justicia, como es mi deber (...) me estoy entregando", afirmó Batista en una entrevista realizada en la zona de embarque del aeropuerto JFK de Nueva York.

"Me estoy entregando", es la hora "de ayudar a pasar las cosas en limpio", dijo el magnate.

Batista, de 60 años, es sospechoso de haber lavado millones de dólares en una trama de corrupción que también involucra al exgobernador de Rio de Janeiro Sergio Cabral (2007-2014), ya preso.

Las investigaciones indican que el empresario petrolero, que fue el hombre más rico de Brasil y en 2012 fue considerado por la revista Forbes como la séptima persona más rica del mundo, pagó sobornos a Cabral por 16,5 millones de dólares en 2010.