Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CARACAS / AFP

La escasez cíclica de productos básicos y la inflación en los alimentos, que superó 40% en 2008, motivaron que el presidente venezolano Hugo Chávez decretara la intervención de las procesadoras de arroz, una medida considerada arbitraria por los industriales afectados.

El sábado, asegurando que no permitirá que los empresarios privados “sigan burlándose del pueblo”, Chávez ordenó a la militarizada Guardia Nacional que cumpliera con esta medida.

Una planta procesadora de arroz en el estado Guárico (centro), de la empresa Alimentos Polar, fue intervenida el fin de semana, y otra instalación de la empresa Mary en el estado Portuguesa (centro), corrió la misma suerte el lunes.

Además, las autoridades venezolanas anunciaron que realizarán inspecciones en las 52 procesadoras de arroz del país.

En principio y según el ministro de Industrias Ligeras y Comercio, William Contreras, la medida es de carácter preventivo y temporal.

“La medida se aplica en un máximo de 90 días, hasta que se estabilice la situación, pero si los empresarios se oponen a este tipo de acción de fiscalización y supervisión en cada una de las áreas de la empresa se procederá a la expropiación”, explicó.