• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Un empresario multimillonario mencionado en las investigaciones sobre el escándalo Petrobras, Eunício Oliveira, cercano a Michel Temer, fue elegido el miércoles presidente del Senado de Brasil, en un nuevo espaldarazo del parlamento al gobierno conservador ungido tras la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff.

Senador por el estado de Ceará, en el nordeste pobre del país, Oliveira es un hombre fuerte del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centroderecha) que lidera la alianza en el poder desde que la propia Cámara alta sentenciara a Rousseff a perder la presidencia en 2016 por manipular las cuentas públicas.

Oliveira, de 64 años, se propuso "calmar las aguas de este mar revuelto de la política brasileña", una referencia a las cicatrices del impeachment que segó un ciclo de 13 años en el poder del Partido de los Trabajadores fundado por Luiz Inácio Lula da Silva (presidente entre 2003 y 2010).

El también tesorero del PMDB obtuvo 61 votos, contra apenas 10 de su inmediato seguidor. Hubo 10 sufragios en blanco en un recinto completo.

También: Temer defiende construcción de más cárceles como paso para solucionar crisis

Senador desde 2011 y con tres mandatos como diputado, Oliveira posee empresas agropecuarias, una firma de seguridad privada y es accionista de una constructora así como propietario de una miríada de inmuebles rurales, entre otros activos que declaró al Tribunal Superior Electoral.

En 2014 informó una fortuna de 99 millones de reales (unos 31,4 millones de dólares), casi el triple de lo que había reportado tres años antes, cuando llegó al Senado.

Su nombre fue mencionado en la confesión de un exejecutivo de Odebrecht, que desempeñó un papel central en el escándalo de desvíos de dinero público en Petrobras, según filtraciones de prensa. La existencia de ese testimonio fue confirmada a la AFP por una fuente ligada a la firma.

Las esquirlas del caso también rozaron al propio presidente Temer, quien negó estar vinculado a esa trama.

No obstante, las declaraciones de investigados que colaboran con la justicia a cambio de una condena más corta no son consideradas pruebas, a menos que así sea determinado durante un proceso penal.

Oliveira reemplaza a Renan Calheiros, otro cacique del PMDB que enfrenta varias investigaciones y una inculpación formal por el caso Petrobras.

El presidente del Senado controla la agenda de votaciones, una tarea vital para el gobierno que este año pretende aprobar una reforma de las jubilaciones y otra del mercado de trabajo para reencauzar una economía anémica.

Te interesa: Temer rompe silencio sobre masacre en Manaos y anuncia construcción de nuevas