elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El mandatario estadounidense, Barack Obama, hizo hoy una sombría advertencia de que existen "pocas perspectivas" de mejoría para la deteriorada economía de este país en el primer trimestre de 2009. "Quiero comenzar hablando francamente", manifestó Obama, en una visita al departamento de Transporte. "La performance de la economía en el último trimestre de 2008 fue la peor en más de 25 años, y francamente, el primer trimestre de este año presenta pocas perspectivas de mejores resultados", advirtió.

"Uno de los desafíos es reactivar el crédito a empresas y familias para que puedan financiar las compras de todo tipo, desde existencias y salarios a una vivienda, un automóvil o una matrícula universitaria. Debemos reactivar los mercados crediticios y hacer funcionar el crédito privado nuevamente", agregó.

Por su parte, el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke afirmó que el plan de reactivación de Estados Unidos debería aportar "beneficios sólidos" a la economía de este país, aunque será necesario "hacer más" todavía en favor del sistema financiero. En una audiencia ante el Comité presupuestario del Senado, Bernanke expresó que las perspectivas económicas a corto plazo continúan siendo preocupantes aunque varias medidas de estímulo e iniciativas para estabilizar el sistema financiero eventualmente impulsarán la actividad.

"Pese a que el pronóstico para la economía a corto plazo es débil, con el tiempo, una serie de factores deberían impulsar el retorno de beneficios sólidos en la actividad económica en el contexto de una inflación baja y estable", manifestó Bernanke en un discurso preparado. Según él, "si las condiciones financieras mejoran, la economía estará cada vez más apoyada por la reactivación fiscal y monetaria, los efectos positivos de la caída de precios de la energía desde el verano, y la mejor adecuación entre los stocks de las empresas y sus ventas finales, así como el crecimiento del crédito disponible".

Incentivos para el crédito al consumo
La Reserva Federal anunció el lanzamiento de un plan de incentivos para el crédito al consumo, que le permitirá prestar hasta 200.000 millones de dólares a los inversores, comprando títulos adosados a ese tipo de crédito. El programa, que podría alcanzar hasta 1 billón (millón de millones) de dólares, está destinado a superar el bloqueo del crédito comprando papeles ligados a cartas de crédito, préstamos para automóviles y otros tipos de consumo a crédito.

El llamado Programa a término de préstamos respaldado por activos (Term Asset-Backed Securities Loan Facility, TALF), tiene como objetivo "catalizar" los mercados crediticios que han sido "virtualmente cerrados desde que se agravó la crisis financiera en octubre", señala un comunicado conjunto del departamento del Tesoro y la Fed. "Al reabrir esos mercados, el TALF asistirá a las instituciones de crédito para que satisfagan las necesidades de los consumidores y pequeñas empresas, ayudando a estimular a la economía en general", agrega el documento.

"La eficacia de acciones políticas tomadas por la Reserva Federal, por el Departamento del Tesoro, y otras entidades públicas en la restauración a un grado razonable de la estabilidad financiera serán determinantes en el momento y en la fuerza de la reanudación de las actividades", explicó Bernanke.