•  |
  •  |
  • AFP

España, país poco dependiente de la energía rusa, selló un acuerdo de cooperación con Rusia en este terreno que incluye varios pactos entre empresas de ambos lados, entre ellas la rusa Gazprom y las españolas Gas Natural e Iberdrola. Se trata de un "acuerdo muy amplio que abre la puerta a la colaboración de nuestro país con un gigante energético", explicó en conferencia de prensa el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, tras un encuentro con el presidente ruso, Dimitri Medvedev.

Supone "una mayor seguridad para el abastecimiento energético de España, un mejor acceso de nuestras empresas a reservas energéticas de Rusia y más opciones para la creación de empleo" por partes de empresas españolas en Rusia, explicó Zapatero. El acuerdo servirá para cooperar en la "prospección, explotación de yacimientos de hidrocarburos, transporte y comercialización de petróleo y gas, desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías limpias", transporte y distribución de gas natural y la generación de "energía eléctrica de origen renovable", según el gobierno español.

A él ya se han adherido varias empresas: Gazprom cooperará con Gas Natural, y la española Iberdrola con la rusa Inter Rao para "analizar oportunidades de negocio" en varias regiones, entre ellas América Latina. En cuanto a Repsol YPF, su presidente, Antonio Brufau, se reunió el domingo con el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, que acompaña a Medvedev, y responsables de la compañía hispano-argentina lo hicieron con sus pares de las rusas Rosneft y Gazprom, aunque sin llegar a acuerdos, según fuentes cercanas a la empresa.

Intereses en terceros países
Zapatero subrayó que la colaboración entre empresas rusas y españolas incluye "también los intereses en terceros países, y tanto Rusia como España, en eso tienen un amplio abanico para poder trabajar conjuntamente". Las empresas rusas están interesadas en operar en América Latina, donde están instaladas las principales compañías energéticas españolas, sobre todo Repsol, y el presidente ruso viajó en noviembre a Venezuela, donde tiene intereses Gazprom, a Brasil, donde los rusos quieren trabajar con Petrobras, y a Cuba y Perú.

Sobre la posible compra de una parte de Repsol por la petrolera rusa Lukoil, proyecto que se abandonó a finales de año, Medvedev aseguró que "nadie ha cerrado la puerta" a estas negociaciones. "Rusia siempre ha favorecido la colaboración entre las compañías energéticas rusas y las españolas" y "no tenemos que cerrar ningún ámbito de cooperación porque (...) va en beneficio de nuestros países", aclaró.

Pero "estas compañías son las que tienen que sostener negociaciones", recordó Medvedev, que antes de su visita a España dijo que el rechazo que levantó la operación en diversos sectores políticos españoles es "nocivo" e "idiota". La primera visita de Estado de Medvedev a España también sirvió para firmar un acuerdo para la utilización del cielo ruso por los militares españoles que viajen a Afganistán y otro de cooperación entre las fiscalías de ambos países sobre el crimen organizado.

Este es el primer viaje de Medvedev a un país de la Unión Europea (UE), que España presidirá en el primer semestre de 2010, período en que tendrá como "prioridad" el refuerzo de las relaciones energéticas. España es el único país europeo que no reconoció la independencia de Kosovo, al igual que Rusia.