•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ataque de ayer, de carácter terrorista, según el Gobierno francés, contra un grupo de militares que patrullaban en el acceso al museo del Louvre, ha vuelto a incrementar la sensación de miedo en Francia, blanco de varios graves atentados yihadistas desde enero de 2015.

El agresor, que según el registro de su teléfono móvil parece ser un egipcio de 29 años de edad, se precipitó contra los agentes e hirió levemente a uno en la cabeza poco después de las 09.00 GMT, una hora después de la apertura del célebre museo, el más visitado del mundo.

El hombre llevaba un arma blanca, pero ningún explosivo en las dos mochilas que portaba. El sospechoso entró en Francia con un visado de turista el pasado 26 de enero y compró en París los dos machetes con los que agredió a los militares, indicó el fiscal de la capital francesa, François Molins.

A la espera de los primeros datos de la Fiscalía, el presidente de Francia, François Hollande, aseguró ayer que el ataque tiene "sin duda" un carácter terrorista, y refleja que "la amenaza sigue ahí y se le debe hacer frente".

"Esta es la razón por la que hemos movilizado tantos medios y seguiremos haciéndolo", indicó Hollande durante su participación en la cumbre europea de Malta, donde elogió "la valentía y determinación" de los militares que actuaron ayer y "la eficacia" de la misión antiterrorista Sentinelle del Ejército francés.

Los compañeros del agente agredido fueron los que frenaron al agresor con cinco disparos, uno de los cuales le dio en el vientre y le dejó herido de gravedad.

Según las primeras sospechas, el joven, que fue trasladado al hospital George Pompidou de la capital francesa para ser operado, entró en Francia el pasado 26 de enero procedente de Dubái, y no era conocido por los servicios secretos.

Su acción tuvo lugar en la explanada que hay frente al museo, antes de que pudiera penetrar en la galería comercial subterránea colindante, y obligó a evacuar la pinacoteca y a establecer un cordón de seguridad tras el que quedaron confinadas temporalmente cerca de 1,200 personas.