•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Maltratada por su padre durante años, Alexandra Glebova ha vivido en carne propia la violencia doméstica que acaba de ser parcialmente despenalizada por los diputados rusos.

“Me pegaba siempre en la cabeza. A veces me golpeaba tan fuerte que volaba por la habitación como una pelota de ping pong”, explica la joven de 26 años.

Una nueva ley recientemente adoptada en el parlamento y que todavía debe ser firmada por el presidente Vladimir Putin alivia las penas por la violencia cometida dentro del círculo familiar, conmutando los dos años de prisión previstos anteriormente por una simple multa, salvo en caso de hechos graves o reincidencia.

Los diputados conservadores que impulsaron el texto argumentaron que buscaba corregir una “anomalía” en la ley rusa, que hasta ahora persigue a los autores de violencia doméstica por lo penal, mientras que la cometida fuera del círculo familiar compete al derecho civil.

Pero este cambio provocó una protesta generalizada entre las asociaciones de defensa de los derechos humanos y de ayuda a las víctimas, y suscitó un debate nacional en Rusia.

“Con esta ley destruirán vidas”, resume Alexandra Glebova.

Instalada en Moscú con su novio, la joven dijo que todavía sufre depresión y tiene pesadillas con su padre “tirano”, con quien cortó toda relación pero al que nunca denunció a la policía.

En Rusia, una de cada cinco mujeres ha sido víctima de violencia física por parte su pareja, según un informe oficial de 2011. La oenegé ANNA estima que 7,500 mujeres murieron por los golpes de sus compañeros en 2015.

Los partidarios de la nueva ley, como la senadora Elena Mizulina, alegan por su parte las “muy buenas” alternativas a la prisión que ofrece la ley, como los trabajos en beneficio de la comunidad, que “no atentan contra el presupuesto familiar”, contrariamente a la cárcel.

Valentina Matvienko, la presidenta del Consejo de la Federación, la cámara alta del parlamento, asegura que una multa “es suficiente si se trata de la primera vez y de disputas familiares leves”.