•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fiscalía de Perú allanó hoy la casa del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) en busca de documentación vinculada a las versiones que lo acusan de haber recibido 20 millones de dólares para favorecer los negocios de la empresa brasileña Odebrecht, tal como reveló la prensa en las últimas horas.

Desde las primeras horas del sábado, un equipo del Ministerio Público, encabezado por el fiscal Hamilton Castro, allanó la casa del expresidente en el lujoso distrito de La Molina y reunió documentación pertinente para las investigaciones, mientras que Toledo se encuentra en Francia con su esposa Eliane Karp.

Alejandro Toledo EFE/END Al cabo de nueve horas, el fiscal Castro se retiró de la casa con varias cajas llenas de documentos.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, prometió la “colaboración” total de su Gobierno en las labores de la fiscalía para garantizar “que la investigación sea eficaz”.

Lea más: La justicia pone contra la pared a funcionarios de Odebrecht

En un mensaje colgado en Twitter, Kuczynski, quien se desempeñó como primer ministro y ministro de Economía durante el gobierno de Toledo, dijo haber “ordenado al Poder Ejecutivo colaborar en todo lo necesario para garantizar que la investigación sea eficaz”, bajo la premisa de que en Perú “nunca más” haya corrupción.

De igual forma, Fernando Zavala, primer ministro y quien también fue ministro de Economía bajo la gestión de Toledo, usó Twitter para afirmar que “si son ciertos los actos delictivos” de los que se acusa al expresidente, debería haber “la máxima sanción penal”.

Por su parte, Toledo negó hoy “absoluta, rotundamente” el haber recibido dinero de la constructora brasileña Odebrecht para otorgarle la construcción de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica, en una entrevista al diario El Comercio desde París.

El exmandatario se mostró confundido por la información e insistió “absoluta, rotunda, rotundamente” en que no tiene nada que ver con el dinero que la fiscalía habría encontrado en cuentas de su amigo Josef Maiman, donde se habría depositado las coimas de Odebrecht.

“Yo no tengo nada. Lo que ha dicho el señor Maiman es una prueba de él, que él tiene sus negocios. ¿Qué tienen que ver conmigo? Por favor”, dijo Toledo.