•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un movimiento de resistencia civil contra las polémicas medidas del presidente de EE.UU., Donald Trump, promete inundar las calles de las principales ciudades del país durante los próximos meses.

Tras la multitudinaria “Marcha de las mujeres” celebrada al día siguiente de la investidura de Trump el pasado 20 de enero, que congregó a más de medio millón de personas en Washington, numerosos grupos y organizaciones tienen planeados meses de protestas.

Marchas de científicos, inmigrantes, sobre los impuestos y el cambio climático, entre otras, se han convocado como protesta contra Trump.

Una de las que más participación espera es la “Marcha de los inmigrantes”, a la que casi 120,000 personas han confirmado por la red social Facebook su asistencia el próximo 6 de mayo.

Bajo la etiqueta #WeAllBelong (“Todos pertenecemos”), los asistentes pretenden exponer que no serán “intimidados por los ataques contra los inmigrantes en el país y contra los que buscan oportunidades en Estados Unidos”.

Desde la investidura de Trump, múltiples protestas ha tenido lugar en ciudades de todo Estados Unidos.

Pero las órdenes ejecutivas migratorias que el presidente ha firmado sobre la construcción del muro en la frontera con México y el veto temporal de entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana -suspendido provisionalmente por un juez federal este viernes- han acrecentado el movimiento de resistencia civil.

Trump ha señalado que respeta el derecho de protesta de los ciudadanos, pero este viernes aseguró en su cuenta de Twitter que “¡Los anarquistas profesionales, los matones y los manifestantes pagados están dando la razón a los millones de personas que votaron HACER A EE.UU. GRANDE DE NUEVO!”, su gran lema de campaña electoral.

Decenas de organizaciones, sin embargo, han prometido que seguirán dando batalla y que este es solo el principio del pulso que librarán en las calles contra el presidente.

La comunidad científica estadounidense también prepara marchas en las que denunciará que el Gobierno “ignora la ciencia para perseguir agendas ideológicas que ponen en peligro el mundo”, según afirman los múltiples grupos organizadores en un comunicado.

Durante el Día de la Tierra el próximo 22 de abril, una marcha defenderá las “evidencias” del cambio climático, que Trump ha tildado de “farsa”, y reivindicará la ciencia como “pilar de libertad humana y prosperidad”.

Un investigador de la organización Centro para el Progreso Americano y experto en política estadounidense, Sam Fulwood, aseguró a Efe que esta ola de protestas ha conseguido reunir y poner de acuerdo a grupos muy diferentes de gente que defiende causas dispares.