•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos reabrió ayer sus puertas a las personas provenientes de siete países musulmanes luego que la administración se viera forzada a suspender la aplicación del decreto migratorio firmado por Donald Trump, tras una decisión judicial.

El juez federal de Seattle, James Robart, emitió en la noche del viernes una resolución aplicable en el conjunto del territorio estadounidense mientras examina una demanda elevada el lunes por el ministro de Justicia del estado de Washington.

La resolución provocó la ira del nuevo mandatario estadounidense.

"La opinión de este presunto juez, que en definitiva priva a nuestro país de su policía, es ridícula y será revertida", advirtió Trump en una serie de tuits que envió en la mañana del sábado.

"Cuando un país ya no tiene capacidad de decir quién puede entrar y salir, sobre todo por razones de seguridad, hay grandes problemas", señaló en un segundo tuit desde su residencia de Mar a Lago, en Florida.

Lea además: Critican a Trump por llamar "supuesto juez" a quien suspendió su decreto

En un tercer mensaje a través de la red social que se ha convertido en su principal medio de comunicación, Trump estimó "interesante que algunos países de Medio Oriente" estén de acuerdo con su decreto. "¡Saben que si algunas personas son admitidas (en Estados Unidos) habrá muerte y destrucción!", escribió.

PRIMEROS EFECTOS

La orden ejecutiva de Trump, en vigor desde hace una semana, impide la entrada de los ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen durante 90 días. También bloquea el programa de acogida de refugiados durante 90 días, y de forma indefinida en el caso de los sirios.

Tras la resolución del juez Robart, el Departamento de Seguridad Interior afirmó a la AFP que "suspendió todas las acciones de implementación" del decreto del gobierno.

Los controles en las fronteras, precisó Gillian Christensen, portavoz de esa cartera, volverán a aplicarse según "los procedimientos habituales" hasta nueva orden.

El Departamento de Estado suspendió a su vez este sábado la revocación de unas 60,000 visas. "Los individuos que tengan visas que no fueran físicamente canceladas pueden viajar ahora si su visa es válida", señaló un vocero de la cancillería estadounidense.

Los vuelos hacia Estados Unidos aceptaban nuevamente a personas procedentes de los siete países afectados por el decreto del Gobierno, como lo especificó la compañía aérea Qatar Airways.

PROTESTAS

Una semana después de promulgada la orden ejecutiva, las reacciones no cesan en el mundo entero, como lo evidencian manifestaciones que se desarrollaban ayer en Londres, Berlín y París con participación de miles de personas.

Vea la galería: Protestas contra políticas de Trump

En París, la marcha comenzó poco después de las 15.00 hora local (14.00 GMT) en la plaza de Trocadero, frente a la torre Eiffel, y descendió hacia el Campo de Marte.

En paralelo, unas 3.000 miembros de colectivos gays manifestaron en Nueva York en "solidaridad" con las comunidades tomadas como blanco por el nuevo presidente.