•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los cariocas no aguantaron esperar las tres semanas que aún faltan para el Carnaval y hoy aprovecharon el desfile anticipado de media docena de blocos (comparsas) para tomarse las calles de Río de Janeiro.

Al menos 14 blocos tienen desfiles programados para este final de semana en fiestas callejeras que, según la Alcaldía, pueden atraer a unas 25,000 personas sedientas por la llegada de la mayor fiesta de Brasil.

La comparsa que más atrajo público este sábado fue la Banda de Ipanema, que realizó una presentación en la plaza General Osorio, en el centro del famoso barrio carioca, para preparar los tres desfiles que realizará en el Carnaval de este año, de los cuales el primero será el próximo final de semana.

La Banda de Ipanema, uno de los blocos más tradicionales de Río de Janeiro con sus 53 años de vida, aprovechará el Carnaval de este año para rendirle un homenaje al compositor Pixinguinha, uno de los principales autores de samba de Brasil y de cuyo nacimiento se conmemoran 120 años en 2017.

La orquesta de esta comparsa animó la fiesta de hoy con varias de las más conocidas músicas de Pixinguinha, especialmente Carinhoso, una de las composiciones más admiradas por los brasileños.

Otros blocos que decidieron anticipar la fiesta este sábado fueron “Larga a onza, Alfredo”, que reunió una multitud en la plaza Sao Salvador del barrio Laranjeiras, y “Eles que digan”, tras cuya orquesta bailaron cientos de personas en el centro de la ciudad.

La comparsa “Seu Kuka” se encargó de calmar los ánimos de los más ansiosos en barrio de Grajaú y “Beijo Quente” protagonizó una animada fiesta en Fazenda Botafogo, barrio de la zona oeste de Río de Janeiro.

La fiesta anticipada prosiguió en la noche en el centro de Río de Janeiro con presentaciones de las bandas de las comparsas que componen la Liga de los Blocos de la Zona Portuaria.

Para el domingo son esperados desfiles de otra media docena de grupos y una multitud en la presentación que la Orquesta Voadora realizará frente a los jardines del Museo de Arte Moderno (MAM).

Los blocos, comparsas de barrio animadas por orquestas, son una de las principales atracciones del Carnaval de Río de Janeiro, uno de los más famosos del mundo, y atraen a multitudes disfrazadas que cantan y bailan detrás de los músicos.

La Alcaldía de Río de Janeiro autorizó para este año el desfile de 452 blocos y bandas en las calles de la ciudad. A diferencia de las majestuosas escuelas de samba, que se presentan en el Sambódromo para un público reducido y que paga por el espectáculo, los blocos son gratuitos y no discriminan entre cariocas y turistas.