•   Miami, Florida, Estados Unidos,  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, asistió anoche acompañado de la primera dama, Melania, al baile anual de la Cruz Roja estadounidense, que se celebró en su club privado en Palm Beach, en el sur de Florida, mientras cerca de allí unas 3,000 personas se manifestaban en contra de sus políticas.

Trump, de esmoquin, y Melania, con un vestido de noche en color fucsia, posaron para los fotógrafos y cámaras antes de entrar al salón de baile del club Mar-a-Lago, donde se celebró esta gala con fines recaudatorios que ha estado rodeada de polémica.

Donald Y Melania Trump AFP/END El presidente hizo unas breves declaraciones en la entrada del salón de baile del club Mar-a-Lago, una enorme e histórica propiedad situada en Palm Beach que adquirió en 1985.

Lea más: ¿Una primera dama invisible?

A la gala asistieron unas 700 personas según un comunicado de la Cruz Roja estadounidense, que ha sido criticada por celebrar este baile en el club de un presidente que ha tomado en sus dos semanas en el poder medidas que han ocasionado “un sufrimiento evitable” a inmigrantes y refugiados.

Así lo dijeron los organizadores de una Marcha por la Humanidad que recorrió hoy unos 4 kilómetros (2.5 millas), desde West Palm Beach hasta el puente que separa Mar-a-Lago del continente, para denunciar la política “autoritaria” y “xenófoba” de Trump

Hasta West Palm Beach, a 70 millas (112 kilómetros) al norte de Miami, llegaron ciudadanos procedentes de diferentes partes del estado para sumarse a esta marcha, organizada por los grupos South Florida Activism y Women's March Florida PBC.

La Cruz Roja lleva celebrando en Mar-a-Lago su gala anual desde la primera, en 1957, y Trump había asistido antes en varias ocasiones, aunque nunca hasta hoy como presidente.

El comunicado de la Cruz Roja señala que estuvieron el presidente y la primera dama y agradece a los asistentes sus “generosas donaciones”, que servirán para “ayudar a los afectados por desastres, a suministrar la muy necesitada sangre a pacientes y hospitales, a enseñar a salvar vidas, a apoyar a nuestros militares y sus familias y a proveer ayuda humanitaria internacional”.

El organismo recordó que desde Woodrow Wilson, en 1913, los presidentes de Estados Unidos han sido presidentes honorarios de la Cruz Roja. Trump, que llegó este viernes a Florida, jugó hoy al golf y antes de asistir a la gala hablo por teléfono con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y luego con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko. Mañana domingo Trump tiene previsto hablar con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.