•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El grupo Estado Islámico se encuentra "totalmente sitiado" en Al Bab, después de que las fuerzas del régimen sirio cortaran la carretera que conduce a este último bastión de los yihadistas en la provincia de Alepo.

Las tropas gubernamentales sirias apoyadas por las milicias del movimiento islamista chiita libanés Hezbolá y la artillería rusa conquistaron la colina de Uwayshiyah, lo que les permite controlar la carretera que une Al Bab con la autopista que lleva a Raqa, capital de facto del Estado Islámico en Siria.

Tras dos meses de combates, Al Bab se encuentra en el punto de mira de los rebeldes sirios apoyados por las tropas turcas, pero recientemente, las fuerzas del régimen de Bashar Al Asad, lanzaron una ofensiva para capturar esta simbólica ciudad.

"Al Bab se encuentra totalmente sitiada por el régimen por el sur y por las fuerzas turcas y los rebeldes (apoyados por Ankara) por el este, norte y oeste", señaló ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

No está claro si se trata de una carrera entre ambos bandos por la conquista de la ciudad o si existe una entente tácita entre los padrinos de ambas fuerzas antagonistas para expulsar a los extremistas.

El país se encuentra inmerso en un conflicto que en casi seis años ha dejado más de 310,000 muertos y millones de desplazados.

Tras profundas divergencias sobre el expediente sirio, Turquía se ha empezado a acercar cada vez más a la Rusia de Vladimir Putin, a partir del golpe de Estado fallido contra el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Además del apoyo aéreo del régimen, Moscú anunció en enero que había llevado a cabo bombardeos "conjuntos" con la aviación turca contra los yihadistas en Al Bab.