•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Rusia tachó hoy de "provocación" las acusaciones contenidas en un informe de Amnistía Internacional (AI) sobre una supuesta campaña de ejecuciones sumarias colectivas en una cárcel de Siria.

"Estamos ante otra provocación intencionada, cuyo objetivo es echar leña al fuego del conflicto sirio, azuzar nuevamente una contienda que se había aplacado y hacer que los sirios se odien todavía más", dijo María Zajárova, portavoz de la Cancillería rusa, en rueda de prensa.

Zajárova destacó que a los autores del informe "no les alarma su propia afirmación de que las astronómicas cifras de víctimas (que mencionan) son resultado de operaciones aritméticas realizadas basándose en testimonios anónimos".

"Desde nuestro punto de vista, los directores de una respetada organización de derechos humanos pueden y deben tratar de manera más exigente y responsable tales fantasías de su delegación libanesa", insistió.

El Gobierno sirio también ha negado toda veracidad a las acusaciones, que calificó de "noticia falsa" y cuyo fin sería dañar la reputación del país árabe.

En su informe, AI señala que unas 13.000 personas, la mayoría civiles que se cree que eran opositores, podrían haber muerto en los últimos cinco años en la cárcel de Saidnaya (norte de Damasco) en una campaña extrajudicial de ahorcamientos colectivos.

A este respecto, AI destaca que ninguno de los ahorcados recibió nada parecido a un juicio real, ya que tan solo comparecían uno o dos minutos ante lo que se denomina una Corte Militar de Campaña, fuera del sistema judicial sirio.