•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, aclaró hoy en Londres que el presidente ruso, Vladímir Putin, no ha sido invitado a la próxima cumbre del G7, que se celebrará en mayo en Sicilia.

El gobernante italiano, que ocupa ese cargo desde el pasado 12 de diciembre, se reunió hoy en la residencia oficial de su homóloga británica, Theresa May, en Downing Street, para departir sobre su relación bilateral tras el "brexit", entre otros asuntos.

Tras su encuentro, ambos líderes celebraron una rueda de prensa conjunta en la que Gentiloni disipó rumores sobre una posible invitación de última hora a Putin para asistir a esa cumbre.

"Para aclarar este punto, la presidencia italiana del G7 no ha enviado ninguna invitación a (Vladímir) Putin para acudir a (la ciudad de) Taormina (Sicilia)", afirmó sobre la reunión que mantendrán los líderes de los países occidentales más industrializados (EEUU, Japón, Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia).

Con relación a ese asunto, Gentiloni agregó que "en este momento (una invitación a Rusia) no parece en absoluto realista", si bien consideró importante continuar el diálogo con Moscú.

De interés: Trump reitera que "respeta" a Vladimir Putin

Cuando Italia asumió la presidencia del G7, el primer ministro indicó que el país procuraría contribuir al desarrollo de relaciones con Rusia, que fue suspendida del grupo tras la invasión de Ucrania y su anexión de la península de Crimea en 2014.

"Obviamente, hay una necesidad por parte de todos, e Italia está de acuerdo, en mantener una posición firme cuando se trata de principios", señaló hoy el político italiano, al tiempo que se mostró favorable a "intentar fomentar el diálogo" con Moscú, algo que Italia está dispuesta a hacer como presidente de turno del G7.

Sin embargo, añadió que "esto no tiene nada que ver con la posibilidad de una invitación (a Putin)", pues, "por el momento, no existe".

También Theresa May enfatizó la "preocupación continua" del Reino Unido por las "acciones agresivas y desestabilizadoras de Rusia en el este de Ucrania, así como el drástico deterioro en la situación humanitaria que se ha visto recientemente".

Según May, es "vital que la comunidad internacional continúe ejerciendo presión y que continuemos manteniendo las sanciones a Rusia hasta que se implementen del todo los acuerdos de Minsk".