AFP
  •   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El polémico legislador Jeff Sessions prestó juramento este jueves como nuevo secretario estadounidense de Justicia, en un ambiente enrarecido por las constantes y pesadas críticas del presidente Donald Trump a magistrados y al sistema judicial.

Sessions, un senador ultraconservador de 70 años, cuya confirmación en la cámara alta del Congreso provocó acalorados debates, dijo que las prioridades de su gestión serán la respuesta a la criminalidad y las amenazas de ataques, y poner fin a la “ilegalidad” entre los inmigrantes.

“Precisamos un sistema legal de migración, uno que sirva a los intereses de los estadounidenses. Eso no es equivocado, no es inmoral ni indecente”, señaló el nuevo secretario de Justicia y Fiscal General.

De acuerdo con Sessions, “tenemos que terminar con la ilegalidad” entre los inmigrantes, porque se trata de una situación que “amenaza nuestra seguridad pública”.

Criminalidad en EE. UU.

El nuevo responsable del sistema judicial estadounidense dijo que Estados Unidos “vive un problema de criminalidad”, y añadió que se trata de una “tendencia peligrosa y permanente”.

Para hacer frente a la ola de criminalidad y las “amenazas terroristas”, el departamento de Justicia “movilizará su talento y habilidades de la forma más eficaz posible”, adelantó.

Al iniciar la ceremonia de juramento de Sessions en el Salón Oval de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump dijo que la investidura del nuevo secretario de Justicia representaba una “nueva era” para el país.

“La ceremonia debe ser vista como un claro mensaje a los miembros de pandillas y vendedores de drogas que aterrorizan gente inocente: Sus días se terminaron. Una nueva era de justicia comienza, y comienza ahora mismo”, expresó el mandatario.

Sessions fue uno de los primeros aliados de Trump al inicio de la campaña electoral del año pasado y en el Senado defendió una “mano dura” contra los inmigrantes en situación irregular, unos 11 millones que viven en Estados Unidos.