AFP
  •   Los Ángeles, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un tribunal federal de apelaciones de EE. UU. mantuvo este jueves el bloqueo al decreto del presidente Donald Trump que prohíbe la entrada de refugiados y emigrantes de siete países de mayoría musulmana, aunque el mandatario prometió mantener la batalla legal.

El colegiado de tres jueces de la Corte de Apelaciones en San Francisco ratificó, de forma unánime, la decisión del juez federal James Robart de suspender temporalmente la orden ejecutiva mientras el tema es juzgado en su corte federal en Seattle.

Y el mandatario no tardó en responder: "Los veo en la Corte, ¡La seguridad de nuestra nación está en juego!", escribió en Twitter, con lo que infiere que esta batalla judicial no ha terminado y que iría hasta la Corte Suprema para defender su decreto.

El decreto por lo pronto no tiene vigencia y cualquier ciudadano de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, cuya entrada estaba prohibida por 90 días, podrá entrar al país si tiene una visa válida.

"Mantenemos que el Gobierno no mostró probabilidad de éxito en los méritos de su apelación, ni mostró que el fracaso del recurso pueda causar un daño irreparable, por lo tanto, se niega la moción de emergencia", dice el fallo de la corte del Noveno Circuito de San Francisco.

El polémico decreto migratorio de Trump, que contemplaba una prohibición de 120 días al ingreso al país de cualquier refugiado (prohibición indefinida si era de Siria), entró en vigencia el 27 de enero y el 3 de febrero fue suspendido por el juez Robart en respuesta a un recurso de amparo del fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson.

"Esta es una completa victoria", dijo Ferguson poco después de conocida la sentencia. "Somos una nación de leyes" y "esas leyes aplican a todos en nuestro país y eso incluye al presidente", alegó.

La sentencia se conoció el mismo día en que Trump juramentó a su polémico secretario de Justicia, Jeff Sessions, que prometió poner fin a la "ilegalidad" entre los inmigrantes.