•   Estambul  |
  •  |
  •  |
  • EFE / AFP

El referéndum constitucional para convertir a Turquía en una república presidencialista tendrá lugar el 16 de abril, anunció hoy el jefe del Estado, Recep Tayyip Erdogan.

"Este sistema nos tiene puestas las esposas. ¿Romperemos el 16 de abril estas esposas?", preguntó Erdogan en un discurso de inauguración de un depósito de gas en la ciudad de Aksaray, en el centro de Anatolia.

"Hoy, al llegar aquí, firmé (la propuesta) y ahora empieza el proceso. Si Dios quiere, nuestra querida nación irá a las urnas el 16 de abril", indicó el mandatario.

Varios altos cargos del Gobierno turco habían adelantado ya que la fecha más probable del referéndum sería el 16 de abril, aunque aún falta que se haga pública la decisión de la Junta Suprema Electoral (YSK), que debe fijar el día.

La propuesta había sido aprobada el 20 de enero en el Parlamento con una mayoría de tres quintos gracias a los votos del partido gubernamental, el islamista AKP, y el ultranacionalista MHP, con la tajante oposición del socialdemócrata CHP y el izquierdista HDP.

La reforma propuesta por Erdogan entrega todo el poder ejecutivo en Turquía al presidente del país y elimina el cargo de primer ministro, jefe del Gobierno en el actual sistema.

Hoy, Erdogan no dejó dudas sobre la importancia de votar a favor de la reforma, al comparar un sí en el referéndum con la resistencia de la población con el fallido golpe de Estado del 15 de julio pasado, y calificar ambos de un ejemplo de rechazo a enemigos de la nación.

"El 15 de julio, esta nación frenó a pecho descubierto a los tanques, los cazas F-16, a los helicópteros. Ahora viene el 16 de abril. El 'sí' del 16 de abril será una repetición de aquello", vaticinó Erdogan.

"El 16 de abril diremos 'sí' a una nación, una bandera, un Estado. Quieren dividirnos, pero somos una sola nación de 80 millones" de personas, clamó el presidente.

Reiteró que tras la reforma, el presidente turco podrá estar afiliado a un partido mientras que, ahora, la Constitución obliga al jefe del Estado a ser imparcial y mantener una postura equilibrada entre todas las formaciones parlamentarias, limitándose a intervenciones protocolarias.

Pero Erdogan ha insistido, desde su llegada al cargo en agosto de 2014, en dirigir la política del país y ha denunciado lo poco eficaz de mantener la bicefalia entre el cargo del primer ministro, jefe del Ejecutivo, y él mismo.

"Acabaremos con el sistema de bicefalia. Esto va a ser un sistema presidencial de Gobierno de tipo turco", prometió el mandatario.