EFE
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del parlamento venezolano, Julio Borges, afirmó ayer  que la prioridad para la oposición será conseguir que este año se celebren las elecciones regionales y locales previstas, ya que considera que el coste para el Gobierno si esos comicios finalmente no se celebran "será muy alto".

En un encuentro con corresponsales internacionales en Caracas, Borges destacó la "necesidad de un cambio urgente en la política opositora para que pueda ser una alternativa en Venezuela" a través del establecimiento de un "plan de vuelo claro".

Ese plan de vuelo, a su juicio, pasa por cuatro metas fundamentales, entre las que la primera sería "fortalecer y relanzar" a la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El también coordinador nacional del partido Primero Justicia (PJ) —al que pertenece el excandidato presidencial Henrique Capriles— afirmó que ese es "uno de los problemas más graves" que tiene la MUD, ya que reconoció que desde fuera se perciben señales de debilidad y desunión entre los opositores.

"Debemos mostrar al mundo que estamos preparados para ser gobierno, no simplemente para ser oposición", recalcó.