•   Estambul, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

Un tribunal turco decretó hoy prisión preventiva para un ciudadano danés de 35 años y uno sueco de 38, supuestos miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que habían entrado en Turquía para preparar atentados, informa el diario Hürriyet.

Al parecer, los dos sospechosos (uno de origen libanés y otro de origen iraquí) pasaron tres años en las filas del Estado Islámico, donde recibieron entrenamiento y el pasado 31 de enero entraron de forma clandestina en Turquía, según indicaron fuentes policiales al citado diario.

Te interesa: Polémica en Alemania por una sangrienta portada sobre Trump

Los dos hombres, que llevaban encima documentación para hacerse pasar por refugiados sirios, llegaron hasta Adana, una ciudad en el sur de Turquía, a 120 kilómetros de la frontera siria, donde la policía turca los localizó y detuvo en una vivienda, hace diez días.

Ambos aseguraron haber viajado de sus respectivos países a Siria hace tres años para llevar ayuda humanitaria como ropa, comida y dinero, a colectivos musulmanes, pero la policía afirma tener pruebas de que luego se entrenaron en la fabricación de bombas y el manejo de armas.

Más: EI en su último bastión de la provincia siria de Alepo

El ciudadanos sueco viajó a Siria en 2014 a través de Turquía, junto a su mujer y dos hijas, si bien la mujer finalmente volvió a Suecia, mientras que su marido siguió viaje con las niñas hasta Siria, donde se integró en las filas del EI.

Ahora, según la policía, la organización yihadista había enviado a los dos hombres hacia Europa para preparar atentados, por lo que el juzgado ha decretado prisión preventiva.