•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos pidió a Perú más documentos que sustenten la eventual detención del exmandatario Alejandro Toledo, buscado por corrupción y quien podría estar en San Francisco, dijo este domingo el ministro del Interior, Carlos Basombrío.

“Las autoridades de Estados Unidos pidieron a la Fiscalía (peruana) la fundamentación de por qué un juez de Estados Unidos debería dar una orden para detener al expresidente. Ese pedido de captura se encuentra en 'stand by', a (la) espera de que se complete la información”, dijo Basombrío a la AFP.

La justicia peruana emitió una orden de captura internacional y prisión preventiva de 18 meses para Toledo, acusado de recibir 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht para favorecerla con la construcción de una carretera.

El ministro estimó que los documentos deberían estar listos a partir del lunes y explicó que, si bien se ha emitido una orden de captura internacional a través de Interpol y se han hecho todas las gestiones diplomáticas, cada país es soberano de aplicarla de acuerdo a sus normas.

Perú sospecha que Toledo, profesor visitante de la Universidad de Stanford, está en la ciudad californiana de San Francisco (oeste) y ofrece 30,000 dólares a quien ayude a capturarlo.

Basombrío confirmó además el rumor que difundió la prensa peruana la noche del sábado, según el cual el expresidente podría viajar a Israel, país del que su esposa Eliane Karp tiene la ciudadanía.

“Nosotros manejamos de muy buena fuente que está tratando de fugar a Israel y hemos alertado a Israel. Hemos recibido incluso en qué vuelo se iba ir”, dijo Basombrío a radio RPP.

“Ojalá se haya asustado y no haya subido a ese vuelo, que es lo más probable”, señaló Basombrío. Toledo podría salir sin problemas de Estados Unidos porque las autoridades todavía no han aprobado la orden de captura.

Pero Israel anunció el domingo que no le permitirá la entrada al país.

A sus 70 años, Toledo podría convertirse en el segundo expresidente peruano en ir a prisión en las últimas tres décadas por un caso de corrupción, después del autócrata Alberto Fujimori, de quien fue un férreo opositor a fines del año 2000.

Odebrecht, que reconoció el pago de sobornos en varios países de Latinoamérica a cambio de obras públicas en el caso conocido como "Lava Jato", afirmó haber pagado 29 millones de dólares en Perú ilegalmente entre 2005-2014, durante los gobiernos de Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).