•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmó ayer que sus soldados habían alcanzado el centro de Al Bab y predijo la inminente toma de este bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia de Alepo, en el norte de Siria.

Paralelamente a los combates, la oposición siria anunció los integrantes de la delegación que enviará a Ginebra el 20 de febrero para negociar la paz con el régimen de Bashar al Asad, en unas conversaciones que se desarrollarán bajo los auspicios de la ONU.

"Al Bab está cercada por todas partes (...) Nuestras fuerzas entraron en el centro" con los rebeldes sirios, y la toma de la ciudad "no es más que cuestión de tiempo", declaró el presidente turco. Los combatientes de "Dáesh comenzaron su retirada total de Al Bab", declaró el jefe de Estado a periodistas en el aeropuerto de Estambul, utilizando el acrónimo en árabe que designa al EI.

Turquía y sus aliados rebeldes tratan de entrar desde hace dos meses en esta ciudad siria de 100,000 habitantes situada cerca de la frontera entre ambos países, que cayó en manos del EI en 2014. El sábado penetraron por primera vez en Al Bab, mientras que las fuerzas gubernamentales se hallaban en los alrededores de la ciudad.

Sin embargo, no está previsto que avancen más, según el ministerio de Defensa sirio, ya que "liberando Tadef con la ayuda de la aviación rusa, han alcanzado la línea de demarcación con el Ejército Sirio Libre aliado de los turcos".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicó que los combates se concentraban en la periferia norte, oeste y suroeste de Al Bab.

El ejército turco, que apoya a grupos de la oposición siria, puso en marcha la operación bautizada "Escudo del Éufrates" a fines de agosto, al mismo tiempo contra el EI y contra las milicias kurdas en el norte sirio.

Esta ofensiva está siendo letal para Ankara: la muerte el domingo de otro soldado lleva a 67 el balance de bajas turcas en Siria, según la agencia Dogan.

Por otro lado, los rebeldes han lanzado una importante ofensiva sobre la ciudad meridional de Deraa que fue repelida, según la agencia oficial Sana. Dos civiles, entre ellos un niño, murieron y otros nueve resultaron heridos por disparos, precisó.

El OSDH confirmó el ataque rebelde en el que participaban los yihadistas del frente Fateh al Sham.

Dos reuniones

Mientras continúan los combates, dos fechas próximas se anuncian para buscar soluciones al conflicto a nivel diplomático: el 15 y 16 de febrero en Astaná, Kazajistán, y el 20 del mismo mes en Ginebra.

"Preparamos un nuevo contacto entre el Gobierno y la oposición armada, e intentamos que se unan otros grupos. Los jordanos nos ayudan", declaró ayer el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

"Intentamos no sustituir los esfuerzos de la ONU (...) Porque en paralelo con el proceso de Astaná que pretendemos mantener, preparamos las negociaciones bajo auspicio de la ONU", añadió.

El gobierno sirio y grupos armados fueron invitados nuevamente para el miércoles y jueves a Astaná, donde ya tuvo lugar en enero una primera reunión para consolidar el alto el fuego.

Por otro lado, el principal grupo de oposición sirio presentó a los 21 miembros de su delegación para las conversaciones de paz de Ginebra, pero otros grupos de la oposición han rechazado esta tutela.