•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Estados Unidos impuso sanciones económicas por narcotráfico al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, el cargo más alto del gobierno venezolano sancionado hasta ahora por el país norteamericano.

Tras una investigación "de años", el Departamento del Tesoro de EE. UU. determinó que El Aissami juega "un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos", con destinos que incluyeron México y Estados Unidos.

El Tesoro sancionó también al empresario Samark José López Bello, por ser el "testaferro" de El Aissami y proporcionar "material, apoyo financiero, bienes y servicios" al narcotráfico, explicó un alto funcionario estadounidense en una llamada telefónica con periodistas.

Según EE. UU., El Aissami "facilitó el envío de narcóticos desde Venezuela" y "supervisó o poseyó parcialmente envíos de narcóticos de más de 1,000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones, incluyendo algunos con destino final en México y en Estados Unidos".

Lea además: Venezuela, el país donde escasean los pasaportes

Además, El Aissami "facilitó, coordinó y protegió a otros traficantes de narcóticos que operaban en Venezuela", y "está vinculado a la coordinación del envío de drogas al cártel mexicano Los Zetas, así como a la protección del capo colombiano Daniel Barrera y el traficante de drogas venezolano Hermágoras González Polanco", los tres incluidos en la lista del Tesoro anteriormente.

EMPRESAS

En cuanto a López Bello, el Tesoro bloqueó 13 empresas suyas "que forman parte de una red internacional que abarca las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela".

La imposición de las sanciones a El Aissami "no es una reacción" a su nombramiento en enero pasado como vicepresidente de Venezuela, aclaró el funcionario del Tesoro.

"Es el resultado de una investigación de años relacionada con el narcotráfico", explicó la fuente, que insistió en aclarar que estas sanciones no son una represalia diplomática contra el Gobierno de Venezuela sino que se dirigen a dos individuos "exclusivamente" por sus vínculos con el narcotráfico.

"Esto demuestra que el poder y la influencia no protegen a quienes se involucran en estas actividades ilícitas", afirmó John Smith, director interino de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro.

MEDIDAS

Las sanciones implican el bloqueo de los activos de los dos individuos y de las 13 empresas bajo la jurisdicción estadounidense y que los ciudadanos y empresas estadounidenses no pueden hacer transacciones con ellos.

La inclusión de un miembro del Gobierno de Venezuela en la lista de sancionados del Tesoro de EE. UU. "no significa que el Gobierno en sí mismo está también bloqueado", precisa el Departamento en un comunicado de su web.

De interés: La crítica de Nicolás Maduro a los diputados que viajaron a EE.UU.

"Sin embargo, los ciudadanos estadounidenses deberían ser cautos en sus tratos con el gobierno (venezolano) para asegurarse de que no están involucrados en transacciones, directas o indirectas, con una persona de la lista", agrega la nota.

La imposición de estas medidas llega después de que la semana pasada 34 legisladores estadounidenses solicitaran al presidente de EE. UU., Donald Trump, en una carta que tomara medidas inmediatas para sancionar a los funcionarios del gobierno venezolano que están "beneficiándose" por las violaciones de derechos humanos que, a su juicio, se registran en la nación petrolera.

"El reciente nombramiento por parte de Nicolás Maduro de (el vicepresidente) Tareck El Aissami lo pone en fila para posiblemente convertirse en el próximo líder de Venezuela, lo cual es extremadamente preocupante dados sus demostrados vínculos con el narcotráfico y las organizaciones terroristas", indicaba la carta.

REACCIONES

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, el senador republicano Marco Rubio y el senador demócrata Bob Menéndez celebraron la imposición de las sanciones inmediatamente después de su anuncio.

Una delegación de la oposición venezolana liderada por el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, viajó a Washington la semana pasada para pedir más presión del Gobierno de EE.UU., el Congreso y la Organización de Estados Americanos (OEA) al gobierno de Maduro.

El gobernador del estado venezolano de Miranda (centro) y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, aseguró, horas antes del anuncio del Tesoro, que el Gobierno de Estados Unidos preparaba nuevas sanciones contra funcionarios ligados al gobierno de Maduro.

Está por ver cómo afecta esta decisión del Tesoro estadounidense a la ya difícil relación entre ambos países, que no tienen embajadores entre sí desde 2010.