•  |
  •  |
  • END

LA HAYA / AFP

La Corte Penal Internacional (CPI) tomó ayer miércoles una decisión sin precedentes al emitir una orden de detención contra el presidente de Sudán, Omar el Bechir, por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en la región sudanesa de Darfur.

“Hoy, la cámara preliminar 1 (...) ha emitido una orden de detención contra el presidente de Sudán, Omar el Bechir, por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”, declaró la portavoz de la CPI, Laurence Blairon, durante una rueda de prensa en la sede del tribunal en La Haya.

Se trata de la primera orden de detención de la CPI contra un jefe de Estado desde que empezó a funcionar en 2002.

Omar el Bechir, de 65 años, está acusado de crímenes cometidos en Darfur, provincia del oeste de Sudán desgarrada desde 2003 por una guerra civil que causó 300,000 muertos y 2.7 millones de desplazados, según cifras de la ONU.

La CPI no retuvo en cambio el cargo de genocidio contra Bechir, como había solicitado el fiscal de esa instancia judicial internacional, el argentino Luis Moreno Ocampo, el primer fiscal “a escala planetaria”.

Poco antes de conocerse públicamente la decisión de la CPI, la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció que el gobierno de Sudán le pidió que retirase a su personal extranjero de Darfur porque no podía garantizar su seguridad.

Ejército amenaza con represión

El portavoz del Ejército sudanés, Osman al Aghbash, citado por Radio Omdurman (oficial) dijo que el ejército sudanés reaccionaría “con firmeza contra cualquiera que colabore con la Corte Penal Internacional”.

La CPI depende de la voluntad de los Estados para que se cumplan sus órdenes de detención.

Bechir había advertido ayer martes que la decisión de la CPI no tendría “ningún valor”. “No valdrá ni siquiera la tinta con la que haya sido escrita”, afirmó Bechir ante varios miles de sudaneses que lo aclamaron y pisotearon fotos de Moreno Ocampo.

La CPI anunció que transmitirá “inmediatamente” la demanda a Sudán, a los Estados integrantes de la Corte y a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para que cooperen en la detención y traslado de El Bechir a La Haya.

“La responsabilidad de detenerlo y transferirlo corresponde a los Estados”, dijo la secretaria judicial de la CPI, Silvana Arbia.