•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, miembro de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), se encuentra de nuevo en el ojo del huracán tras la renuncia "irrevocable", la víspera, de un asesor clave para la planificación urbana.

La salida del prestigioso urbanista Paolo Berdini, es la última polémica de una larga serie de altercados y controversias desde que Raggi, de 38 años, se hizo con la alcaldía de la capital italiana en junio del 2016.

Berdini, invitado a formar parte del equipo de la alcaldía para frenar la especulación edilicia, caballo de batalla del movimiento y uno de los grandes males de la capital italiana, explicó que su salida se debe a su oposición a la construcción de un nuevo estadio de fútbol para Roma, un proyecto que la alcaldía apoya.

En menos de ocho meses Raggi ha perdido a varios miembros importantes de su incompleto equipo, comenzando por el jefe de gabinete y el jefe de las finanzas municipales, seguido por los dirigentes de las dos principales empresas locales, responsables de la recolección de basuras y del transporte.

Raggi ha tenido también que rendir declaraciones ante los jueces por presunto abuso de poder y falso testimonio.

Su hombre de confianza durante los primeros meses de gestión, designado jefe de personal por ella, se encuentra detenido desde diciembre por corrupción, un escándalo que además involucra también su vida privada.

La renuncia del experto se esperaba ya desde la semana pasada, cuando el diario La Stampa publicó una entrevista en la que criticó duramente a Raggi.

La alcaldesa está “totalmente impreparada” para la tarea y se ha rodeado de “una corte de los milagros”, aseguró Berdini, quien contó además que Raggi y su jefe de gabinete, Salvatore Romeo, quien se triplicó el salario, eran amantes, lo que la enfureció ulteriormente.