•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Casa Blanca se esforzaba este miércoles por contener la crisis tras la dimisión del jefe del Consejo de Seguridad Nacional, mientras Moscú niega los informes de contactos entre el equipo de campaña de Donald Trump y sus servicios secretos.

El diario The New York Times informó que los agentes de inteligencia de Estados Unidos interceptaron llamadas que demuestran que miembros de la campaña presidencial de Trump tuvieron contactos repetidos con altos responsables de los servicios secretos rusos antes de la elección del 8 de noviembre.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en enero que Rusia intervino en el proceso electoral de Estados Unidos al menos en parte para ayudar a Trump.

Los agentes intentan ahora determinar si, por su lado, el equipo de campaña de Trump cooperó con Moscú para perturbar la campaña de la demócrata Hillary Clinton, según reportó el NYT.

El diario, que cita a funcionarios estadounidenses actuales y retirados, dijo que aún no aparecieron evidencias en ese sentido.

El exconsejero de Trump Paul Manafort, quien estuvo entre los miembros de la campaña cuyas conversaciones fueron escuchadas, dijo que estas alegaciones eran “absurdas”.

En una descarga de tuits, Trump fustigó a los medios el miércoles, al tiempo que alabó a la cadena de noticias conservadora Fox.

“Los falsos medios de noticias se están volviendo locos con sus teorías conspirativas y odio ciego. @MSNBC & @CNN no se pueden ni ver. @foxandfriends es grandiosa!”, tuiteó.

En Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, desestimó las últimas alegaciones.

“No crean las informaciones de la prensa, es muy difícil en este momento diferenciarlas de la propaganda y de las falsas noticias”, declaró durante una conferencia de prensa.

“Si no les molesta esperemos y no creamos en informaciones anónimas, es decir informaciones basadas en ningún hecho”, dijo.