• Sao Paulo, Brasil |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Policía brasileña desarticuló una red de tráfico de personas que eran captadas en Brasil y enviadas a Italia y Eslovenia, donde eran explotadas sexualmente, informaron fuentes oficiales.

La banda estaba integrada por personas que se encargaban de reclutar a las mujeres en Brasil, organizar su viaje al extranjero y confinarlas en distintos alojamientos en Europa para obligarles a ejercer la prostitución, señaló la Policía Federal en un comunicado.

Las mujeres eran captadas en Fortaleza, capital del estado de Ceará, en el noreste de Brasil, y enviadas a Italia y Eslovenia.

En la operación “Marguerita”, en alusión al nombre de la sala de fiestas en Eslovenia donde las víctimas eran explotadas sexualmente, participó cerca de un centenar de policías para cumplir mandados de prisión contra 15 personas en los estados de Ceará, Bahía, Minas Gerais y Sao Paulo.

La acción cuenta también con el apoyo de las autoridades de Italia y Eslovenia, agregó la información.

Los sospechosos serán denunciados por delitos de tráfico internacional de personas para fines de explotación sexual, asociación criminal y lavado de dinero, con penas previstas de hasta 25 años en prisión.

La Policía apuntó que la explotación sexual supone “una grave violación de los derechos humanos” por la situación de “vulnerabilidad” de las víctimas ya que son “engañadas” por los captadores y “sometidas a condiciones degradantes”.