•   Saná, Yemen  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de diecisiete millones de yemeníes ya no son capaces de alimentarse por sí solos, y entre ellos, siete millones se encuentran al borde de padecer hambruna por el conflicto, dijo hoy el coordinador para Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en el Yemen, Jamie McGoldrick.

En una rueda de prensa en la capital, Saná, explicó que de un total de 24 millones de personas que residen en el Yemen, más de diecisiete millones no se alimentan de forma suficiente y se han visto obligados a reducir sus comidas básicas.

Agregó que, de ese total, siete millones "no saben cómo van a conseguir su siguiente comida y se encuentran a un paso de la hambruna", algo "sin precedentes" en el país.Además carecen de agua.

"Somos testigos de la escasez alimentaria, así como de una subida de los precios de los alimentos, del combustible, y de la inestabilidad en la producción agrícola", aseveró durante la alocución.

Asimismo, subrayó que el país depende de entre el 80 y el 90 por ciento de la importación de alimentos y, debido al conflicto bélico, ese suministro está en peligro, por lo que hizo una llamada de socorro para que todas las partes involucradas en la guerra ayuden a los civiles.

Te interesa: La guerra oculta contra Yemen

McGoldrick se mostró preocupado por las intensas y continuas disputas y la movilización militar en la costa occidental del Yemen, concretamente cerca del puerto de Al Hudeida, en el mar Rojo, ya que es la principal salida marítima hacia el norte y oeste del país, controlado por los rebeldes chiíes hutíes.

El aumento de los combates entre las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente, y los rebeldes hutíes ha provocado restricciones en la entrada de productos en el país, lo que "agrava la situación humanitaria", señaló.

Por último, invitó "urgentemente" a todas las partes del conflicto y a aquellas que tienen influencia en el Yemen a que trabajen para facilitar la entrada en todos los puertos del país "de manera inminente" de los productos básicos "para salvar la vida de los civiles".