• Ciudad de México, México |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, analiza recibir a los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de EE.UU., Rex Tillerson y John Kelly, que llegaron el miércoles a México, en función de los resultados de las reuniones que estos últimos sostendrán hoy con sus homólogos mexicanos.

“La recepción en (la residencia presidencial de Los) Pinos se dará, si se da, en el contexto de los acuerdos que se puedan lograr en el transcurso” del día, afirmó este jueves el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, a la cadena Televisa, tras revelar que las partes “estaban definiendo la agenda ayer”.

“Todo depende de los acuerdos a los que se llegue y si hay cosas importantes y propositivas, o mensajes muy claros que hay que enviar a través de estos emisarios”, añadió.

La condición es que “haya elementos de sustancia”, ahondó el secretario, que participará en los encuentros junto a otros colegas del gabinete de Peña Nieto.

Según una agenda del Departamento de Estado de EE.UU. la eventual reunión de los secretarios de ese país con el mandatario mexicano está prevista para las 13.00 horas locales (19.00 GMT) y será reservada, sin acceso de los medios de comunicación.

Ayer, tras llegar a la capital mexicana, Tillerson y Kelly asistieron a una cena con los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos; y de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón.

Uno de los puntos de desencuentro entre México y EE.UU. es la amenaza del mandatario Donald Trump de dinamitar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente entre ellos y Canadá desde 1994 y que el gobernante republicano considera que ha sido perjudicial para su país en beneficio de los mexicanos.

De regreso de un viaje a Canadá, donde se reunió con la ministra de Asuntos Exteriores de ese país, Chrystia Freeland, Guajardo detalló hoy que las autoridades de esa nación coinciden con México en que el TLCAN “es una cuestión trilateral” y los tres países van a estar “trabajando de manera conjunta" en su renegociación. Guajardo calificó la relación con Estados Unidos de “reto” y aclaró que el interés de México es “conducirla de la manera más positiva posible”.