•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

"Tenemos un problema con Venezuela. Lo están haciendo muy mal", declaró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump a periodistas al inicio de la reunión desde el salón Oval de la mansión presidencial, con el presidente del Perú Pedro Pablo  Kuczynski.

Kuczynski había adelantado poco antes en Naciones Unidas que en la agenda con Trump habría "temas candentes" como la situación en Venezuela.

El presidente peruano ha alertado sobre el peligro de una emigración masiva de venezolanos hacia otros países de la región huyendo de la crisis económica, y ha abogado por la creación de un grupo internacional de países para ayudar.

Kuczynski, el primer gobernante latinoamericano en reunirse con el nuevo mandatario estadounidense, intercambió palabras de cortesía con Trump, mostrándose "feliz de estar en Washington", donde vivió como funcionario del Banco Mundial.

Te interesa: México y EE. UU. buscarán desarrollo de Centroamérica

"Respeto enormemente a Estados Unidos. Tenemos una relación excelente", dijo.

"Es un gran honor tener al presidente Kuczynski con nosotros. Perú ha sido un vecino fantástico, hemos tenido una gran relación, mejor ahora que nunca antes", indicó Trump.

Los dos mandatarios también conversaron sobre la posible compra de vehículos militares estadounidenses y el apoyo de Washington a la guerra contra el narcotráfico en Perú, uno de los mayores productores mundiales de hojas de coca, materia prima de la cocaína.

"Entiendo que viene a comprar algunos de nuestros vehículos militares. Son grandes vehículos. Lo aprobamos, úsenlos bien", dijo Trump.

De su lado, el líder peruano subrayó la importancia de continuar la asistencia de Washington en el combate contra el narcotráfico.

"Latinoamérica necesita la guerra contra las drogas y vamos a hablar de cómo lo hacemos".

NO HABLARON SOBRE TOLEDO

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, dijo  que apenas habló "unos segundos" con su homólogo estadounidense, Donald Trump, sobre la petición peruana de que EE. UU. deporte o extradite al expresidente peruano Alejandro Toledo, al asegurar que ese tema lo "maneja el poder judicial" estadounidense.

"Ese es un tema judicial del cual no se ha hablado por más de unos segundos en esta reunión, es un tema que lo maneja el Poder Judicial en el Perú, el Poder Judicial aquí, eso seguirá su curso. Nosotros no estamos directamente envueltos en eso", dijo Kuczynski a los periodistas a la salida de su reunión con Trump.

Preguntado por si el gobierno peruano planea pedir a Estados Unidos la "prisión provisional" para Toledo, Kuczynski respondió que no.

"No. Nosotros lo único que he explicado es que esto es un proceso judicial y respetamos el debido proceso judicial", agregó.

El gobierno peruano pidió este mes al estadounidense que evalúe la posibilidad de deportar a Toledo, que tiene residencia en California y que está acusado por la Justicia peruana de recibir un soborno de 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht.

EL PELIGRO VENEZOLANO

Antes de la reunión con el presidente Trump, el mandatario peruano dijo en la sede de Naciones Unidas que "Venezuela no quiere interferencias, eso es natural, pero también hay un peligro de una emigración masiva hacia Colombia, hacia Curazao y otros países de América Latina", dijo Kuczynski a periodistas de agencias internacionales en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, tras reunirse con el secretario general Antonio Guterres y antes del encuentro con Trump.

Kuczynski ha abogado por la creación de un grupo internacional de países en apoyo de la población venezolana, agobiada por la falta de alimentos y medicinas, y la inflación más alta del mundo, proyectada por el FMI en 1,660% para 2017.

En Venezuela "puede haber graves problemas de salud, entonces tenemos que estar dispuestos un grupo de países a ayudar. No a interferir, pero a ayudar", afirmó.

Venezuela representa un raro punto común de entendimiento entre los dos líderes de posiciones distintas: Kuczynski, un liberal de derecha, y Trump, el magnate inmobiliario de políticas proteccionistas.

Trump, que asumió el gobierno hace poco más de un mes, ya hizo un llamado a liberar al dirigente opositor venezolano Leopoldo López, y el Departamento del Tesoro impuso sanciones al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, acusado de narcotráfico.

Además, tanto Trump como Kuczynski recibieron recientemente a Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López.

DEPORTACIONES "GRAVE" 

Dijo que  también trataría el tema de la inmigración con Trump, quien llegó al poder con un duro discurso antiinmigrante, especialmente contra los mexicanos, y ha aprobado decretos que facilitan la deportación de los indocumentados.

Unos 11 millones de personas indocumentados residen en Estados Unidos, la mayoría provenientes de Latinoamérica. La deportación masiva hacia sus países de origen "sería grave", dijo Kuczynski, aunque recordó que altos funcionarios del gobierno Trump descartaron que esto suceda.

Dos millones de peruanos viven fuera del país, cerca de la mitad en Estados Unidos, "la mayoría legales", dijo Kuczynski, un exbanquero de Wall Street y exfuncionario del Banco Mundial.