•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El consejero de Estado chino Yang Jiechi, arquitecto de la política Exterior del país, inició ayer una visita de dos días a Estados Unidos, el primer viaje de un alto funcionario del régimen chino a ese país con Donald Trump como presidente.

El viaje de Yang responde a una invitación del gobierno estadounidense, según anunció el domingo el Ministerio de Asuntos Exteriores, y se produce unas dos semanas después de que los mandatarios de ambos países mantuvieran su primera conversación telefónica tras la toma de posesión de Trump.

El máximo responsable chino de Exteriores tratará asuntos de interés mutuo en sus reuniones en EE. UU., explicó en un comunicado un portavoz de la cancillería china, Lu Kang, sin dar más detalles.

La conversación entre ambos presidentes, en la que Trump dejó a un lado su acercamiento a Taiwán para contentar al régimen comunista, sentó las bases para un futuro encuentro, por lo que se espera que este sea uno de los temas más importantes a tratar en la visita de Yang.

Además: El mensaje que Trump y Japón enviaron a China

El primer "cara a cara" entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo estadounidense podría producirse en el marco de la reunión del G-20 que se celebrará en Alemania en julio, según publicó la pasada semana el diario hongkonés South China Morning Post.   

El viaje del consejero de Estado coincide con el 45º aniversario de la histórica visita del presidente Richard Nixon a China en 1972, que abrió la puerta a que Pekín y Washington restablecieran por completo sus lazos diplomáticos siete años después.

De interés: Las empresas chinas que quieren hacer negocios con Trump

Los continuos desplantes de Trump a China, tanto en campaña como tras su llegada al poder, han tensado las relaciones entre ambas potencias, si bien, los últimos acercamientos de Washington y Pekín han calmado las aguas.

En una conversación telefónica la semana pasada, el secretario de de Estado, Rex Tilleron, y el consejero de Estado Yang Jiechi destacaron la importancia de mantener "una relación bilateral constructiva", un objetivo que, según analistas locales, solo podrá conseguirse si Trump y Xi se sientan a dialogar.