•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), alzado en armas desde 1964, se atribuyó la medianoche del domingo el ataque con explosivos contra una patrulla policial, ocurrido el 19 de febrero cerca de la plaza de toros en Bogotá, que dejó un uniformado muerto y varios heridos de gravedad, además de daños materiales.

El resultado fue de 26 policías heridos, en tanto "nuestra fuerza se retiró sin novedad", indicó el grupo insurgente, el texto fue publicado en la cuenta de su radio oficial, ELN Ranpal.

El policía Albeiro Garibello falleció el miércoles pasado "por el impacto del explosivo detonado en el sector de La Macarena", informaron las autoridades.

El ELN y el gobierno de Juan Manuel Santos abrieron el 7 de febrero en Quito diálogos de paz para superar más de medio siglo de conflicto armado que transcurren sin una tregua en el terreno.

Santos, flamante Nobel de la Paz, aspira a cerrar un acuerdo con el ELN para alcanzar la "paz completa", tras la firma en noviembre de un histórico pacto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antigua guerrilla del país.

Repudio

Desde Quito, el jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo repudió este lunes el ataque en el barrio La Macarena, y enfatizó que aleja la posibilidad de un alto al fuego.

"Si el ELN cree que con actos terroristas como el de La Macarena (cuya autoría ahora reconoce con cinismo) va a presionar un cese al fuego está muy equivocado. El cese al fuego se alcanzará cuando el ELN comprenda que a él se llega desescalando, no escalando el conflicto", escribió en Twitter.

Poco después, en su cuenta ELN-Paz y con la etiqueta #CeseBilateralYa, la guerrilla recordó que Santos había impuesto el "diálogo en medio del conflicto" y dijo que "desde un inicio el ELN ha propuesto el cese bilateral".

En el comunicado difundido por ELN Ranpal, la guerrilla urgió a una tregua, algo que Santos en principio ha descartado por considerar que fortalecería al grupo rebelde, que se oficialmente se estima que cuenta con unos 1,500 combatientes.

"No es coherente por parte del Gobierno sentarse a la mesa  y hablar de paz mientras dilata el cese bilateral y somete al padecimiento de la guerra a la población y a las partes que se enfrentan", dijo el ELN.

Horas antes de atribuirse el fatal ataque en Bogotá, el ELN también se había declarado autor de un ataque con explosivos contra una patrulla militar ocurrido el 14 de febrero en una vía del este de Colombia, que dejó al menos dos soldados heridos, así como varios atentados contra el oleoducto Caño Limón Coveñas.

"Mientras más terrorismo repudiable por parte del ELN, más lejanas las posibilidades de llegar a un cese bilateral de fuegos en Quito", había dicho Restrepo el domingo en su cuenta de Twitter.

El cruento conflicto armado colombiano ha involucrado, además de guerrillas, a paramilitares y agentes del Estado, dejando unos 260,000 muertos, 60,000 desparecidos y 6.9 millones de desplazados, según cifras oficiales.