• Washington, EEUU |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió este martes su dura política migratoria, reiterando en su primer discurso ante el Congreso su voluntad de llevar adelante una reforma fiscal "histórica" y reemplazar el sistema de salud.

Presionado por dar claridad de acción a la Casa Blanca tras un caótico primer mes de Gobierno, el mandatario empezó su discurso poco después de las 8 de la noche desde el hemiciclo de la Cámara de Representantes del Capitolio, frente a sus ministros, senadores, congresistas y algunos magistrados de la Corte Suprema.

Una semana después de ampliar las facultades de las agencias inmigratorias y dejar vulnerables de deportaciones a casi todos los 11 millones de indocumentados, que viven en el país, Trump prometió mano dura en las fronteras.

"Al hacer que finalmente se apliquen nuestras leyes migratorias, vamos a elevar salarios, ayudar a los desempleados, ahorrar miles de millones de dólares y tornar nuestras comunidades más seguras para todos", dijo.

Trump defendió la adopción de un nuevo sistema migratorio basado en méritos y en la capacitación de los candidatos, garantizando que los extranjeros no generen costos para el Estado.

Y prometió el "pronto" inicio de la construcción del polémico muro en la frontera con México, cuyo objetivo es frenar "las drogas y el crimen".

Contra la tradición, los demócratas reservaron una recepción glacial al presidente a su entrada al hemiciclo, la mayoría de ellos de pie, pero sin aplaudir, mientras que la otra mitad de legisladores, los republicanos, aplaudían a rabiar.

En señal de protesta silenciosa, unas 40 congresistas demócratas lucían de blanco, color símbolo de la lucha por los derechos de las mujeres.

ATAQUE AL TLCANDONALD TRUMP, PRESIDENTE DE EE. UU.

Trump que el país perdió más de una cuarta parte de los empleos creados por el sector industrial desde que se aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcna o Nafta) con México y Canadá.

Lea además: Trump acusa a Obama de estar detrás de las protestas contra él

"Hemos perdido más de una cuarta parte de nuestros empleos en la industria desde que se aprobó el Tlcan y hemos perdido 60,000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001", aseguró ante la sesión conjunta del Congreso.

"Nuestro déficit comercial de bienes con el mundo el año pasado fue de casi 800,000 millones de dólares. Y en el extranjero, hemos heredado una serie de trágicos desastres de política exterior", añadió el mandatario.

"Resolver estos y tantos otros problemas apremiantes nos obligará a superar las diferencias de partido. Requerirá aprovechar el espíritu estadounidense que ha superado todos los desafíos a lo largo de nuestra larga e histórica historia", sentenció.

Trump insistió en que cree "firmemente en el libre comercio, pero también tiene que ser un comercio justo".