•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Save the Children, Oxfam Intermón y Acción contra el Hambre denunciaron hoy la crisis humanitaria "olvidada" que sufren los países de Sudán del Sur, Yemen, Nigeria y Somalia, pero que afecta ya a veinte millones de personas.

Los conflictos armados en algunas zonas, el hambre que históricamente ha existido en esta región y la actuación de las violentas milicias de Boko Haram, son algunos de los factores que generan esa crisis.

"El año 2017 podría ser crítico y profundamente cruel en estos cuatro países, donde la hambruna lleva ya años en los titulares", explicó el director general de Acción Contra el Hambre, Oliver Longué, quien apuntó también a la difícil situación que atraviesan Níger, Chad y Camerún.

Para Longué, durante los últimos meses, "se habla más de la Casa Blanca que de la África negra", donde miles de personas "están experimentando ya la hambruna".

Con él coincidió también el director general de Oxfam Intermón, José María Vera, quien pidió que "esta situación no caiga en el olvido", no solo por la ayuda humanitaria que necesitan miles de personas, sino por el "interés público".

Vera se refirió al conflicto que sufren estas regiones con el grupo terrorista y fundamentalista islámico Boko Haram, que ha llevado a que miles de personas abandonen sus hogares "sin nada" y que las posibilidades de retorno en la actualidad sean muy bajas.

"Es un gran infierno y aunque se habla de un mayor acceso en países como Nigeria, sigue habiendo conflicto", afirmó el cooperante.

Por su parte, el director general de Save the Children España, Andrés Conde, puso el énfasis en la situación que atraviesan los niños en Nigeria, donde más de 400.000 sufren una "malnutrición severa" y 75.000 están en riesgo de muerte.

"Estos niños dejan atrás las balas y la guerra para encontrarse con el hambre y la enfermedad", lamentó Conde, quien recordó que la hambruna interrumpe el proceso físico y cognitivo de los menores y tiene un impacto psicológico muy grande.

Para Conde, lo fundamental ahora es devolver las escuelas a estos niños, ya que "el conflicto viene por la falta de educación y esta es también su solución".

Las tres organizaciones concluyeron que la seguridad, el agua y la alimentación son las necesidades básicas que tienen los desplazados de estas naciones, y que estas "no están llegando de manera suficiente a la zona".