•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Malasia anunció el sábado que le daba 48 horas al embajador de Corea del Norte para abandonar su territorio, tras la crisis diplomática abierta por el asesinato del hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-Un en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

"El embajador ha sido declarado persona non grata", dijo el ministerio malasio de Exteriores en un comunicado.

El mes pasado, Kim Jong-nam, de 45 años, murió envenenado por un gas neurotóxico que, según las autoridades malasias, podría ser el agente VX, una versión más letal del gas sarín.

Su asesinato ha tensado mucho las relaciones entre Malasia y Corea del Norte, que ha criticado con dureza la investigación del caso por las autoridades malasias, a las que acusa de estar aliadas con sus enemigos.

"La expulsión del embajador de la RDPC (Corea del Norte) obedece a la preocupación del Gobierno de que Malasia pudo haber sido utilizada para actividades ilegales", indica el comunicado.

Malasia convocó al embajador norcoreano Kang Chol el mes pasado para reprenderle después de que este acusara a las autoridades locales de conspirar con "fuerzas hostiles".

Corea del Sur culpa al régimen de Corea del Norte de estar detrás del asesinato de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano caído en desgracia años atrás. Una acusación rechazada por Corea del Norte, que se niega a reconocer la identidad del fallecido, rechaza las conclusiones de la autopsia y asegura que la víctima murió de un ataque al corazón.

La Policía malasia se negó en febrero a entregar el cuerpo de la víctima las autoridades norcoreanas.

Kuala Lumpur canceló, además, un acuerdo de libre circulación de personas con Corea del Norte y llamó a consultas a su embajador en Pyongyang, dañando así unas relaciones que antaño fueron buenas.