•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La CIA acusó este miércoles a WikiLeaks de ayudar a los enemigos de Estados Unidos al revelar los métodos que usa para convertir los iPhone de Apple o los televisores inteligentes de Samsung en sistemas de espionaje.

"La sociedad estadounidense debe preocuparse profundamente por cualquier revelación de WikiLeaks diseñada para dañar la capacidad de los servicios de inteligencia para proteger a Estados Unidos de cualquier terrorista o adversario", denunció la portavoz de la CIA, Heather Horniak.

"Tales publicaciones no solamente ponen en riesgo a personal estadounidense y operaciones, sino que brindan a nuestros adversarios herramientas e información para dañarnos", dijo la portavoz.

El diario The Washington Post aseguró que el FBI está preparando un gran operativo para determinar quien filtró alrededor de 9.000 documentos difundidos por la organización fundada por Julian Assange. 

Estos, cuya autenticidad no ha sido confirmada por la CIA, describen los cerca de mil programas maliciosos (malware) que permiten apoderarse del control de dispositivos electrónicos para espiar a sus usuarios.

Tener acceso directo a estos aparatos permite escuchar conversaciones y evitar los sistemas de encriptación de aplicaciones de mensajería como WhatsApp (Facebook) o Signal.
Brechas de seguridad

La filtración vuelve a tensar las relaciones entre las autoridades estadounidenses y el sector tecnológico, ya complicadas desde que Edward Snowden contó en 2013 cómo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) accede a sus servidores. 

A pesar de garantizar su buen funcionamiento, la información revelada por WikiLeaks abre de nuevo la duda sobre los problemas de seguridad.

Apple aseguró que "la mayoría" de las brechas ya han sido resueltas en la última versión de su sistema operativo iOS para sus iPhones, tabletas iPad y computadoras portátiles.

Su rival surcoreano Samsung, cuyos televisores inteligentes también podrían ser controlados por la CIA, afirmó de su lado que "la privacidad de los usuarios y la seguridad de nuestros dispositivos son prioritarias". 

El gigante Microsoft, también afectado a través de su sistema operativo Windows se limitó a decir que tenía "conocimiento" de las revelaciones de WikiLeaks y que las estaba "analizando".