•  |
  •  |
  • END

Londres / AFP

Binyam Mohamed, liberado en febrero de Guantánamo, donde según él las condiciones de encarcelamiento empeoraron tras la elección de Barack Obama, aseguró en una entrevista en el Mail on Sunday que la detención de siete años lo dejó “emocionalmente muerto”.

Mohamed, que fue arrestado en 2002 en Afganistán y pasó por diversos lugares hasta que acabó en la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), declaró estar mentalmente traumatizado y físicamente roto, en una entrevista por la que no cobró a condición de que fuera puesta a disposición de otros medios.

Este etíope de 30 años regresó el 23 de febrero a Gran Bretaña, país en el que residía desde 1994, tras haber sido liberado de Guantánamo, siendo el primer detenido en la base en ser excarcelado tras la elección del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

“Mentalmente hoy, el resultado de mi experiencia, es que me siento emocionalmente muerto”, declaró. “Podría usted hacerme lo que quiera, que no lo sentiría”, agregó Mohamed, que explicó los maltratos sufridos durante su cautiverio por ser sospechoso de terrorismo.

Terapia para etíope

Mohamed seguirá una terapia en la fundación Helen Bamber de Londres, un centro mundialmente reputado que trata a víctimas de torturas.

Los peores suplicios los sufrió en Afganistán, en una cárcel secreta de la CIA donde permaneció cinco meses detenido antes de ser enviado a Guantánamo, en septiembre de 2004.

Después de la elección en noviembre de Barack Obama como presidente de Estados Unidos, la situación empeoró en la base, según Mohamed, que estima que los guardias quieren ahora tomarse su última “revancha” antes del cierre de la cárcel durante el próximo año.