Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

DAMASCO / AFP

Siria puede desempeñar “un importante y constructivo papel” en Oriente Medio, dijo el enviado estadounidense a la región, Jeffrey Feltman, en rueda de prensa telefónica desde Damasco, en lo que es la primera visita de un representante estadounidense a Siria desde 2005.

Tras la decisión de la nueva administración de Barack Obama de abrir el diálogo con países juzgados como hostiles por Estados Unidos, Jeffrey Feltman y David Shapiro han realizado en Damasco el primer contacto con las autoridades sirias desde el mantenido por Richard Armitage, entonces número dos del Departamento de Estado, en enero de 2005.

“Siria puede desempeñar un importante y constructivo papel en la región”, señaló Feltman, Secretario de Estado en funciones para asuntos de Oriente Medio, tras entrevistarse durante cuatro horas con el ministro de Relaciones Exteriores, Walid Muallem.

Feltman añadió que las conversaciones habían estado “de acuerdo con el mensaje” del presidente, Barack Obama, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quienes “manifestaron su deseo de comprometerse con todos los países de la región para enfrentar los asuntos de interés mutuo”.

Agregó que su visita a Damasco era “una ilustración concreta” de este compromiso, pero rechazó precisar el contenido de las discusiones, limitándose a decir que éstas habían sido “constructivas” y que habían versado sobre cuestiones bilaterales, regionales e internacionales.

Puntos de convergencia

“Hemos encontrado hoy numerosos puntos de acuerdo”, agregó. Interrogado sobre si la administración Obama tenía intención de relanzar las negociaciones de paz indirectas entre Israel y Siria, con Turquía como mediador, Feltman llamó a la paciencia.

“Estados Unidos quiere una paz israelo-árabe global”, dijo. “Habrá una ronda (de negociaciones) israelo-sirias en el momento oportuno”, pero “hace falta ser pacientes” en este momento, cuando las negociaciones continúan en Israel para formar un gobierno, tras las elecciones legislativas de febrero.

Israel y Siria iniciaron negociaciones indirectas en 2008, pero no fructificaron.

La agencia oficial siria Sana informó que Muallem y sus interlocutores habían destacado la “importancia de mantener un diálogo bilateral (...) para lograr la paz y la seguridad en la región”.

“Estados Unidos y Siria discrepan sobre numerosas cuestiones importantes, y ésta es una ocasión para intercambiar opiniones sobre cuestiones bilaterales y regionales”, informó Sana, citando a un responsable estadounidense, bajo el anonimato.

Feltman y Daniel Shapiro, consejero para la seguridad nacional encargado de Oriente Medio en la Casa Blanca, llegaron a Damasco procedentes de Beirut, donde garantizaron a los dirigentes libaneses el apoyo de Washington pese a la reanudación del diálogo con Siria, antigua potencia tutora de Líbano.

Las relaciones entre Washington y Damasco se rompieron tras la invasión estadounidense de Irak en 2003 y el asesinato del dirigente libanés Rafic Hariri en 2005, del que Estados Unidos responsabilizó al régimen sirio.