•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los católicos argentinos celebraron ayer lunes distintas misas para conmemorar los cuatro años de pontificado de su compatriota el papa Francisco y reconocer su labor social en la lucha contra la pobreza.

La basílica de San Francisco de Buenos Aires celebró este lunes una eucaristía, a la que asistieron miembros de varias organizaciones sociales, para rezar por la labor del pontífice y pedir para que pueda continuar con “las reformas que ha encarado dentro de la Iglesia en favor de los más humildes”, dijo Ramón Francisco López, portavoz del Movimiento Misioneros de Francisco.   

“Francisco es un Papa que mira para abajo, mira a los pobres, mira a los refugiados, mira a los más necesitados, a los más golpeados por las crisis mundiales”, añadió López.

La celebración religiosa la ofició el fraile Jorge Alberto Bender, quien destacó las dos encíclicas escritas por Francisco y que invitan a los católicos a anunciar el Evangelio y a cuidar del “Universo”.

Bender, que fue alumno de Jorge Bergoglio, aseguró estar impactado por el “reconocimiento” que hace el Papa de su “fragilidad ante la misión que tiene” y recordó que Francisco afirma que es un hombre común que hace lo que puede, pero lo hace desde Dios.

A la eucaristía asistieron representantes de distintas organizaciones sociales que destacaron el mensaje “contundente” del Papa, señaló Esteban Castro, secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), una de las organizaciones que de forma habitual se moviliza en las calles de Buenos Aires para reclamar medidas contra la pobreza.

Buenos Aires celebró este lunes todas sus misas en acción de gracias por la labor de Bergoglio, nacido en Buenos Aires en 1936, quien el 13 de marzo de 2013 fue elegido pontífice tras 15 años como arzobispo de Buenos Aires.