•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno francés formalizó hoy el programa de acogida de 500 refugiados sirios procedentes del Líbano dentro de la iniciativa de la comunidad de San Egidio conocida como el "corredor humanitario", a la que están asociadas otras organizaciones cristianas.

El protocolo de acuerdo lo firmaron hoy el ministro de Interior, Bruno Le Roux, y el secretario de Estado de Relaciones con el Parlamento, Jean-Marie Le Guen, durante un acto en el Palacio del Elíseo en presencia del presidente, François Hollande, que se felicitó del proyecto y rindió homenaje a sus creadores.

Hollande insistió en que a la hora de seleccionar a los beneficiarios el criterio no será su religión "sino su situación y la urgencia", según los fragmentos de su discurso publicados en la cuenta de Twitter del Elíseo.

"Con este protocolo, iréis a buscar a los más vulnerables para acogerlos, con el objetivo de 500 personas", señaló el jefe del Estado, que manifestó su satisfacción por que "en una república laica son posibles colaboraciones fructíferas con las iglesias".

Además de la comunidad de San Egidio, que está en el origen de la iniciativa, están implicados entre otros Cáritas, la Conferencia Episcopal francesa o la Federación de Ayuda Protestante.

Está previsto que los refugiados lleguen a Francia a partir de mayo y durante los 18 meses siguientes en grupos de cincuenta personas.

Las asociaciones organizadoras se comprometen a dar alojamiento y ayuda económica a esos refugiados durante su "proceso de integración en Francia", señaló Cáritas Francia en su página web.

Hollande consideró que la iniciativa coincide con "los valores de Francia" y que, frente a la situación que viven los refugiados, "peor que la indiferencia es la intolerancia que consiste en no querer acoger y utilizar los miedos para impedir la solidaridad".