elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El ejército de Estados Unidos retirará a 12 mil de sus soldados de Irak en los próximos seis meses, acelerando la retirada estadounidense que será total a fines de 2011, anunció en Bagdad el portavoz del gobierno iraquí, Alí Al Dabbagh. "Hemos acordado una retirada de 12 mil soldados estadounidenses de aquí a fines de septiembre", declaró Dabbagh durante una rueda de prensa en Bagdad con el portavoz del ejército estadounidense en Irak, el general David Perkins.

Unos "4.000 soldados británicos habrán abandonado Irak en julio de 2009, conforme al acuerdo de seguridad firmado entre Gran Bretaña e Irak", recordó Dabbagh. Unos 4.100 soldados británicos están todavía presentes en Irak, la mayoría en el sur. Antes del 31 de mayo habrán concluido su misión, en virtud de un acuerdo entre Bagdad y Londres, antes de su retirada a fines de julio. Algunos consejeros británicos permanecerán en Irak.

Retirada será lenta
Desde la invasión estadounidense y británica en Irak, en marzo de 2003, murieron 179 soldados británicos, de los cuales 136 fueron por enfrentamientos. El 28 de febrero, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la retirada de las tropas de Irak antes del 31 de agosto de 2010. Sin embargo, la retirada será más lenta de lo prometido pues unos 50 mil  soldados de los 140 mil estadounidenses presentes en Irak, permanecerán hasta fines de 2011 para misiones de apoyo.

El acuerdo sobre seguridad firmado entre Irak y Estados Unidos, durante la presidencia de George W. Bush, prevé la retirada de las unidades de combate de las ciudades y pueblos antes de junio de 2008 y la retirada total de las fuerzas estadounidenses antes de diciembre de 2011. Tras asumir la presidencia en enero pasado, Obama, que había prometido la retirada de las tropas en los 16 meses posteriores a su investidura, afirmó que el grueso de las tropas, en particular las de combate, abandonaría Irak antes de agosto de 2010.

Hasta 50 mil soldados permanecerían luego en Irak para misiones de entrenamiento, equipamiento y para aconsejar a las fuerzas iraquíes, proteger al personal civil estadounidense y dirigir operaciones antiterroristas específicas, junto a los iraquíes. Las autoridades iraquíes recibieron con agrado el anuncio de Obama, pero subrayaron que Bagdad necesitará ayuda de Washington "durante cierto tiempo". Las autoridades iraquíes afirman que están preparadas para garantizar la seguridad tras la retirada de las tropas estadounidenses.